19 de maig 2009

Sobre el estudio de los Rituales

Resulta siempre interesante (necesario diría yo), para satisfacer nuestro mejor entendimiento de aquello que permite la “vivencia” de las ideas simbólicas articuladas en el espacio y en el tiempo, cotejar, comparar, evaluar los distintos rituales referidos a uno o más ritos, ya sea en un periódico histórico en concreto, como posteriormente, intentar vislumbrar su evolución, sus modificaciones, incorporaciones, omisiones y posibles desviaciones.

En absoluto se trata de “sacralizar” el ritual en sí mismo, ni de esclavizarnos a éste a ciegas. Un trabajo de investigación de este tipo debe, ante todo, dotarnos de una suficiente base de datos que discrimine sin lugar a dudas, los elementos troncales, fundamentales y estructurales sobre los que se basa el lenguaje simbólico implícito en ellos, además de todo el mensaje masónico (con sus múltiples lecturas finales en el plano individual, colectivo, etc.) reflejado en las instrucciones de grado. Sin embargo, estos trabajos ofrecen como productivo fruto la detección de las manipulaciones y/o eliminaciones arbitrarias y, en el peor de los casos, incluso las malintencionadas deformaciones o degeneraciones que afectan a los fundamentos mismos de esta estructura básica y fundamental, vulnerados los cuales, ya no solo se pierde la “forma”, sino que se atenta al fondo, contenido, apareciendo lecturas que no son tales.

Este cúmulo de fatalidades en casos puntuales, han atribuido a nuestra Orden características iniciáticas que no le son propias (o impropias según lecturas) y en cambio, han hecho caer en el olvido, ocultos e ignorados para muchos, otros elementos emblemáticos singulares que podríamos considerar como de gran calado.

En más de una ocasión me he pronunciado sobre el hecho de que, a mi entender, el gran secreto radica en la correcta aplicación de esa praxis que el método masónico propone, no como red inescrutable de enorme complejidad elucubrativa, sino de interiorización y extrapolación de todo el contenido simbólico/emblemático que encierra. Caer en el abuso de aditamentos, sobrecargas o sedimentaciones sin ton ni son, pueden alejarnos más que aproximarnos a los fines mismos que nos habíamos trazado. Este tema de “excesos” puede incluso llegar a roza lo grotesco por lo extraño y alejado de su punto de partida, por lo que de vez en cuando, es necesario detenerse, echar la vista atrás sobre lo recorrido, y cribar la paja del grano.

Como antes apuntábamos, el espectro de trabajo es enorme según sean los parámetros aplicados en un estudio de estas características, y aunque puedan hacerse lecturas más o menos globales que lleven a una “diagnosis” ritualística en particular, determinados proyectos específicos pueden ser una buena fuente de conocimientos sobre las particularidades, características propias y esenciales del “Rito de los Modernos”, que el Rito Francés no puede dejar escapar por las buenas, ni caer en amnesias que le alejen de ser lo que es.


Joaquim Villalta, Vª Orden, Gr.·. 9
Miembro de la Academia Internacional de la Vª Orden - UMURM
Miembro de la Logia de Investigación "Los Modernos" - GLMAE