06 de desembre 2011

Valores perennes del Rito Moderno en el XVIII (III)


Otro valor perenne es el del compromiso adquirido por el candidato antes de que sea recibido Aprendiz Masón, condición de la cual todo miembro de la Orden se siente honrado en haber alcanzado.
Este compromiso se pone de manifiesto en la primera masonería ya en el instante que el Candidato es introducido en la Cámara de Reflexión tras haber superado la primera prueba de admisión por Unanimidad.

Esta Cámara, poco iluminada y sencillamente amueblada, tiene por objeto librar al individuo a sus reflexiones ya que como indica el Flambeau du Maçon de 1811 “ todo aquel que quiera abrazar un estado nunca reflexionará lo suficiente sobre toda la serie de compromisos que deberá contraer; y en semejantes circunstancias, siempre hay que sondear los pliegues del corazón en el silencio”.

Debe remarcarse que para nada aparece la cuestión de un testamento filosófico, puesto que no se trata en modo alguno el tema de la muerte para esta primera Recepción. Cabe recordar que evolucionamos en el cuadro de un sistema, originalmente practicado en dos grados, que no contemplaba el ciclo muerte-renacimiento ni hacía mención a mito alguno que le refiriera.

Por el contrario, se trata de una elección clara para efectuar y luego para asumir, tras haber obtenido la aprobación unánime que antes comentábamos, tras haber indagado en su vida cotidiana, mirándole a los ojos, y no bajo venda. El uso del pase bajo venda en el Rito Moderno o Francés es muy tardío. Se remonta al GOF de finales del siglo XIX y a la influencia de las prácticas propias del REAA. Esta evolución contraria a la tradición del rito, estuvo destinada sobretodo a compensar los vacíos operados tras la revisión de los rituales llevada a cabo.

Es entonces, en ese entorno de la Cámara de Reflexión, donde el individuo debe definirse, ante los símbolos de esperanza que constituyen el pan, el agua y la luz, y ante los relativos a la esterilidad que representan la sal, el azufre y el cráneo. Debe a su alrededor contemplar las inscripciones que le incitan a la actitud humilde, la sinceridad y la perseverancia. Solamente de ese modo, tras esa reflexión simbólica, podrá con convicción adquirir los compromisos que le permitan salir del abismo, las tinieblas y ver la luz.


Joaquim Villalta, Vª Orden, Gr.·. 9
Miembro de la Academia Internacional de la Vª Orden - UMURM
Miembro de la Logia de Investigación "Los Modernos" - GLMAE