20 d’agost 2007

In Memoriam


Hoy quiero tener un recuerdo emocionado para el hombre más importante en mi vida.
Desgraciadamente tomamos consciencia de determinadas cosas una vez el tiempo ha dejado una estela tras de sí. Afortunadamente el reconocimiento es inmortal, perenne.
No hay perfección absoluta en el ser humano, pero hay aspectos de éste que tienden a la misma. De él tomo ejemplo de algo elementalmente complicado: dar toda formación al hijo, al ser humano, sin condiciones. Esa vocación pedagógica responsble, esa obligada, diría yo, apertura de las puertas del conocimiento es su mejor legado y herencia. Hacer del hijo un hombre libre.
Gracias por tu ejemplo, por tu confianza y por tu amor.
Hoy a tus 91 años, debo decirte que me siento afortunado por ser tu hijo.
Espero, como padre, estar a la mísma altura con los míos. Un reto difícil pero motivador.
Hoy no siento tristeza, porque sé que siempre estás ahí. Como Maestro inmortal. Como Padre.

Franz

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada