24 de febrer 2013

Firma de Tratado de Reconocimiento y Amistad entre la LGLGE y la GLMAE - Sublime Consejo del Rito Moderno para el Ecuador


Dos potencias ecuatorianas jóvenes, la Libérrima Gran Logia Geodésica Equatorial (Masculina, del Rito de York) y la Gran Logia Mixta de los Andes Ecuatoriales - Sublime Consejo del Rito Moderno para el Ecuador (Mixta, del Rito Moderno o Francés), firmaron un Tratado de Reconocimiento y Amistad el día sábado, 2 de febrero del 2013, mediante el cual se establecen importantes nexos de cooperación en absoluto respeto de sus particularidades fundadas en sus diversas naturalezas.


Potencias firmantes

El Tratado fue firmado, por sus GG. MM., durante la ceremonia de Consagración del nuevo Templo de los HH. de la Libérrima Gran Logia Geodésica Equatorial, acto que contó con la presencia de autoridades de diversas Obediencias del país. 


GG. MM. de la GLMAE y LGLGE respectivamente


Cabe destacar que ambas Organizaciones pese a practicar diversos Ritos, tiene dentro de sus aspiraciones la consecución de una Masonería más universal, incluyente y justa, conforme las aspiraciones iniciales de la masonería del Siglo de las Luces, así como el fortalecimiento y la unión de la masonería ecuatoriana.

Nuevas líneas quedan aún por escribir en la Historia de la Masonería en Ecuador, pero lo que importa en realidad es que nos encontramos en ello.

M:.M:. Yuguito
(OEVR)
Vª Orden, Gr.·. 9
G:.M:. de la G:.L:.M:.A:.E:.
S:.C:. del S:.C:.R:.M:.E:.

Fuente: The Magisterium

10 de novembre 2012

Consideraciones rituales sobre la Plancha de Trazar

Si deseamos tener siempre una fuente de reflexión simbólica, y por tanto de conocimiento, basta que recurramos al siempre inagotable manantial de nuestros rituales ricos en mensajes capaces de mostrarse con intensos y múltiples matices. Bien es cierto, que dicha propuesta de estudio ritual personalmente la concibo en la línea de aquellos perennes vehículos de vivencia simbólica que nacieron con el génesis de nuestra francmasonería especulativa, y no por una razón de estancamiento de la tradición, lo que supondría una contradicción en sí mismo en el fenómeno de transmisión, dado que ésta es vida y evolución, aunque debe estar al abrigo de mutilaciones o injertos varios fruto en ocasiones de derivas conceptuales ajenas al origen de nuestra Institución, así como también a salvo de prejuicios a la moda de corrientes de pensamiento radicalizadas e incapaces de abstraerse para ver en el símbolo su acepción más amplia.

  Los arriba citados mensajes de cambio interno profundo, de elevación ética y moral, se mantienen expuestos de forma constante en todos los rituales de los Modernos, con independencia de la variopinta exteriorización formal propia de usos locales y de formas culturales al uso. Dicha grandeza referida a la atemporalidad de los rituales ha sido en ocasiones incomprendida por mentes pequeñas, confusas o manipuladas, calificando simpáticamente en ocasiones de “ritualócratas” a aquellos curadores, no de la forma, sino del fondo contenido ritual, aquel que hace posible que se abra la puerta de acceso que permite el tránsito de lo íntimo a lo grupal mediante el intercambio vivencial del conjunto de ideas simbólicas allí expuestas y contenidas. Así pues, cuando la mutación elimina el símbolo y el mensaje de origen, deja entonces de ser lo que fue, y deviene otra cosa, no sé si mejor o peor, pero distinta. Está en aquellos conocedores de dichas evoluciones y cambios, la responsabilidad de opinar y alertar si así se viere preciso, evitando que se dé gato por liebre y el pretender en contrapartida rescatar y recuperar los valores originales del Rito Moderno o Francés que lo fueron de la Orden cuando la Masonería carecía de adjetivos calificativos en sus prácticas rituales. Bien refiere sabiamente el Ritual Luquet de 1745 respecto al uso de la Razón que debemos reivindicar los Maestros, trazando y ejecutando nuestras acciones sin temor alguno a exteriorizarlas públicamente, cualidad extrapolable a la reivindicación que hacemos para el Rito Moderno y su buena práctica en cuanto a sus vehículos rituales.
  A propósito de la riqueza de su contenido, abundemos un poco en este elemento simbólico para hoy propuesto: la Plancha de Trazar.

  El Rito Moderno obvia y oportunamente vincula a la luz como símbolo del conocimiento, y concretamente a sus Tres Grandes Luces en sus distintas acepciones, directa, indirecta o articulada en Logia a través de la figura del Venerable. De modo también exquisito (magistral, diría yo) nos expone el símbolo/concepto de Joyas de la Logia que ya se nos muestra en una divulgación londinense de 1724[1] donde aparece el Diamante con toda su riqueza simbólica derivada que intentaremos analizar en otra ocasión.

  Respecto a las Joyas de la Logia, diríamos que son los emblemas preciosos de gran valor Moral y Ético, el cómo, porqué y para qué de nuestra pertenencia a la Orden y de su finalidad en definitiva. Es este Tesoro el que, por regla general, los catecismos dividen en dos partes denominadas Joyas Móviles y Joyas Inmóviles, las cuales a su vez se nos presentan con una descripción material y, otra, con un significado simbólico y moral que es, en definitiva, su asociado íntimo al abrigo del cual cada masón debe interiorizar sus reflexiones oportunas y propias.

  La descripción y desarrollo de la Joyas se nos aparece extensamente en los Rituales de Segundo Grado a lo largo del Siglo XVIII, un estadio que en sus orígenes fue terminal y culmen de la realización masónica que, posteriormente con la aparición del Grado de Maestro, cedió parte de su protagonismo originario al mismo, si bien mantuvo en los rituales posteriores a 1730[2] una riqueza amplia y un fuerte nivel de ejemplaridad en cuanto a la función misma de "enseñante" por parte del Compañero hacia los Aprendices, aspecto muy relegado en la actualidad y que ha hecho del Segundo Grado una etapa poco comprendida en toda su amplitud vivencial y responsabilidad inherente.

  Así pues, si nos proponemos adentrar en lo que es la Plancha de Trazar, ese instrumento Magisterial solo puede ser comprendido en el conjunto acompañado del resto de Joyas Inmóviles, siendo éstas representación del Estado Humano, desde lo más burdo y grosero, hasta su opuesto, es decir, desde la Piedra Bruta, pasando por la Piedra Cúbica en Punta, hasta la Plancha de Trazar. Las Joyas Móviles, escuadra, nivel y perpendicular, corresponderían a las características de nuestras acciones, interacción y actitud espiritual en aras de transitar por los estados anteriores. No es menester, por tanto, llevar a cabo un gran esfuerzo de comprensión para llegar a entender que el instrumento Magisterial por excelencia representa un Modelo Público ejemplar en cuanto a sus acciones y con un uso pleno de Razón, Sabiduría y Virtud. Pero ¿qué implicación directa supone la anterior afirmación? ¿Dónde radica la pericia que debe tener todo Maestro para el uso preciso de esta Herramienta propia y que le define?
En primer lugar basarse en la realidad vital de un permanente estado de latencia y transición entre el Aprendiz, Compañero y Maestro, contenido en su experiencia y naturaleza humana, cual humilde plano utópico que se construye y destruye permanentemente, sin cesar, como consecuencia de la dualidad inherente a su misma esencia humana, y por consiguiente animal, un ser que aspira cognitiva y espiritualmente a elevarse hasta un modelo perfecto, pero al que solamente se aproxima de manera perfectible, con perseverancia y haciendo uso de otra herramienta esencial de aplicación individual y colectiva: el Amor.
 Así, y solamente así, el Maestro se da cuenta que la cumbre del progreso iniciático no es otra cosa que vivir la realidad, una realidad plena y armónica que existe y habita en nuestro propio interior, en lo más profundo de nuestra Piedra: nuestro Diamante por exteriorizar.

Joaquim Villalta, Vª Orden, Gr.·. 9
Director de la Academia Internacional de la Vª Orden de la Unión Masónica Universal del Rito Moderno





[1] “Le Grand Mystère des Franc-Maçons découvert” (Londres, 1724)
[2] “Masonry Dissected”, Samuel Prichard (Londres, 1730)

06 de novembre 2012

Textos divulgativos del XVIII en el mercado

Acaba de salir al mercado el primer volumen conteniendo textos divulgativos franceses que a buen seguro supondrán una excelente fuente de estudio y análisis para los estudiosos y practicantes del Rito Moderno o Francés.
Les dejo pues con la introducción hecha por la editorial, así como el índice relativo a este volumen que forma parte de una colección de conjunto más amplia de textos antiguos que pronto saldrán también a la luz en lengua castellana.

Joaquim Villalta

Introducción a los Textos Divulgativos Franceses


La colección de textos divulgativos que ofrecemos en este volumen, como su propio nombre indica, constituye una documentación que, a diferencia de otra literatura masónica, presenta la particularidad de ir dirigida al público en general con la intención, al menos aparentemente, de dar a conocer el funcionamiento y la razón de ser de una Institución que se presenta a la sociedad con un halo de misterio.
El lector podrá comprobar, quizás con cierta sorpresa, que se encuentra ante unos escritos muy asequibles, elaborados a modo de relato en los que cabe la anécdota y el humor, y en el que las consideraciones técnicas no tienen tanto lugar como en los Catecismos o Rituales. Sin embargo, esta circunstancia característica de las obras francesas que salieron a la luz en esta época, les conceden una personalidad particular, pues sin dejar de aportar información muy interesante acerca del modo de trabajar de las Logias de la época, por su vitalidad constituyen un testimonio de la mentalidad de los miembros que las componían.
Los ocho textos presentados en este volumen, tanto en su versión original como en su traducción al español, cobran una importancia especial por contribuir, junto con el resto de publicaciones que entre 1730 y 1760 se realizaron en Francia, a cubrir una laguna en las publicaciones masónicas que en la época se daban en Europa[1]. En efecto, a partir de 1730, cesaron de publicarse textos masónicos de calidad en las islas británicas, y toda la información que sobre Masonería puede obtenerse en este periodo procede de las divulgaciones que aparecieron en suelo francés.
Ampliamente difundidas entre las capas populares, algunas de ellas tienen un carácter marcadamente denigratorio; no obstante, precisamente el hecho de esta asimilación popular no deja de presentar interés; en efecto, el pueblo llano ha sido utilizado habitualmente para ‟conservar así, sin comprenderlos, los restos de tradiciones antiguas, que a veces remontan a un pasado tan lejano que sería imposible determinarˮ, cumpliendo una ‟función de una especie de memoria colectiva más o menos ‘subconsciente’ˮ[2]. Bajo este enfoque, en estos relatos adaptados al pueblo, podrían encontrarse elementos simbólicos reales puestos ahí para asegurar su conservación, y no nos sorprendería que textos como por ejemplo el de La Franc-masona, presentado en estas páginas, pertenecieran  a esta categoría.
Entre los temas más tratados destacan los que hacen referencia al secreto masónico y a la mujer, lo cual permite gustar en varias ocasiones de párrafos ciertamente graciosos, sin desmerecer en la mayoría de los casos la seriedad de los planteamientos.
En cuanto a la información acerca de la forma de trabajar en Masonería durante estos años, la información obtenida de estos documentos está lejos de ser desdeñable. Entre otras cosas, de ellos se deduce el lugar de celebración de las tenidas, el contenido de los Cuadros de Logia, la importancia del ágape ritual, el número de grados masónicos, decoración de las Logias, presencia de grados superiores, …
No nos queda más que desear al lector el mismo placer en la lectura de este trabajo que el mismo que hemos obtenido en su elaboración.

Barcelona, 24 de Septiembre de 2012
El Editor

Textos Divulgativos Franceses

ÍNDICE

Introducción a los Textos Divulgativos Franceses (1736-1748)                  5
Constituciones, Historias, Leyes, Obligaciones, Reglamentos y Usos
de la Muy Venerable Cofradía de los Aceptados Francmasones                 7
Apología por la Orden de los Francmasones                                                73
La Francmasona                                                                                           129
El Perfecto Masón                                                                                        183
El Secreto de los Francmasones al descubierto                                            231
El Sello Roto                                                                                                265
La Escuela de los Francmasones                                                                  293
El Secreto de los Francmasones enteramente revelado                                365

ISBN:                    9788461593323
Editorial:              Editorial Librería Pardes
Año edición:      2012
Nº págs.:             380
P. V. P.:                22 €



[1] Si bien los datos que figuran impresos en las diferentes obras que consideramos acerca de las plazas de edición no parecen indicarlo así (La Haya, Maastrick, Bruselas, Jerusalén,...), todos ellos estaban escritos en lengua francesa y tuvieron su máxima expansión en territorio francés. La prohibición religiosa y también política (a partir de 1737), hace pensar que estas ubicaciones eran ficticias.
[2] Cf. ‟Le Saint Graalˮ, cap. IV de René Guénon, Symboles de la Science sacrée.

22 d’octubre 2011

A propósito de los “europeo-centrismos”

Aunque nos pase desapercibido a priori, tener a Europa como la fuente y madre original de la Francmasonería Universal conlleva para muchos de los miembros de este continente una actitud de mirarse al ombligo que nos aliena y encierra en una visión parcial, alejada de la realidad, y deforme en definitiva.
La realidad histórica fundacional de la Orden lleva consigo otra muy próxima en el tiempo consistente en la “exportación” de ésta al continente americano. Esta amnesia europeo-céntrica es más acusada todavía si evaluamos la percepción que tenemos de la masonería iberoamericana, la cual, a pesar de su larga tradición y calado, se nos presenta en muchos casos invisible, sobretodo dentro del ámbito de lo que cada día es más discutible denominar masonería adogmática o liberal.
Resulta paradójico constatar como desde el ala tanta veces criticada de la regularidad anglosajona se han dado pasos más decididos que desde la otra visión a priori más universal y abierta.

La prepotencia en ocasiones de determinadas Potencias masónicas liberales y su pretendido abolengo histórico, han terminado en muchos orientes sudamericanos a realizar maniobras relacionales que, lejos de tender a unir y respetar una rica pluralidad de tendencias y vivencias del Arte Real, han acabado por crear pretendidos garantes de exclusividad bajo la excusa de tener el “cuño europeo de calidad”, dejando a su suerte el desarrollo de su implantación, formación y proyección. Ahí, en particular el Rito Moderno o Francés, ha sido material idóneo argumental para venderse como el más “liberal entre los liberales” y por ende, puerta de entrada de ciertos grupúsculos donde una falta de control y desconocimiento de la realidad zonal ha conllevado irregularidades y picarescas de todo tipo e índole.

A propósito de lo anteriormente citado, es destacable el excelente y magnífico artículo publicado en “The Magisterium” que dibuja todo un panorama para rediseñar. También en el Blog Masonería Siglo XXI se reflexionaba sobre un colonialismo trasnochado e inadmisible.
La masonería sudamericana se muestra abierta para el Hermano o Hermana viajero, sólidamente enraizada en su patrimonio cultural fundamentado en la Libertad cuya llama sigue viva en su seno. No obstante debe estarse alerta porque alrededor de las “llegadas trasatlánticas”, todo un juego de inaceptables “nuevos virreinatos” se ha querido montar por parte de algunos jugadores del “Monopoly”, y ahí están desde los que aprovechan la inexacta garantía de que todo lo que viene de Europa es bueno, como de aquellos que en ese río revuelto pretenden legalizar su irregular e ilegítima proyección iniciática.
Pienso que es preciso recalcar que esto se ha dado muy lastimosamente en la última década entorno al Rito Moderno o Francés de habla hispana (Brasil es punto y aparte, y ahí el control, además de una tradición ininterrumpida desde 1822, ha estado absolutamente garantizado). Afortunadamente hoy, aprovechando los sistemas de comunicación, estudio y contraste, se va clarificando el panorama de la Regularidad del Rito Moderno, que pivota, sin duda alguna, sobre el Supremo Consejo del Rito Moderno del Brasil, para todos sus Grados, y son las Potencias Filosóficas de su correspondencia las que además de ser fieles al espíritu Universal inherente a este rito, garantizan su legado ritual e intervienen en una sincera interacción con otros Cuerpos de la región.

El destino y las irrefutables investigaciones masonológicas han querido, para los practicantes de los Órdenes de Sabiduría del Rito Moderno o Francés que admitamos que, aunque les pese a algunos, el legado histórico fundamentado en 1784 sobre el trabajo del Grand Chapitre Général de France solo permaneciera vivo en Sudamérica, y es desde ahí donde precisamente la “Gran” Europa ha reanudado su línea de transmisión solamente asumible creando puentes y no dando la espalda. Está claro que siempre existirá quien quiera ignorar la evidencia, aunque eso es ya “su” problema y la venda cae para muchos otros Hermanos y Hermanas que sí están dispuestos a seguir en la senda de la búsqueda de la Verdad, la transparencia y la legitimidad.

Joaquim Villalta, Vª Orden de Sabiduría, Gr.·. 9
Miembro del Sublime Consejo del Rito Moderno para el Ecuador
Miembro del Supremo Consejo del Rito Moderno – Brasil
Miembro del Gran Capítulo General de España
Miembro de Honor del Sublime Conseil du Rite Moderne pour la France
Miembro de Honor del Gran Capítulo General del Gran Oriente de Colombia
Miembro  de la Academia Internacional de la Vª Orden U.M.U.R.M.

21 de febrer 2011

Sobre el Capítulo "De Roos"

Sobre el histórico Capítulo De Roos, del que los reactivadores de los talleres de perfección del Rito Francés o Moderno en Francia obtuvieron los Órdenes de Sabiduría, desembocando a finales de los 90 con la restauración/creación de algunos Grandes Capítulos Generales, aparece siempre una fina cortina de humo, máxime cuando algunos se erigen como los únicos garantes y curadores del sistema original de 1784 y depositarios exclusivos del Rito Francés o Moderno, lo cual es incierto.
Resulta curioso apreciar como tras la desaparición de los Órdenes de Sabiduría en Francia durante más de 100 años, haya quien tire de legitimidad obediencial de patente cuando le conviene, o iniciática para resucitarla, aunque esta venga vía Holanda, país que nunca los trabajo de modo independiente y simultaneo ni siquiera en la fundación en 1803 del Hoofdkapittel der Hoge Graden de Holanda, ya que, tras proscribir originalmente en sus inicios el Rosacruz, otorgándolo por comunicación, en breves años se pasó a hacer lo contrario y comunicar los tres primeros dejando la Recepción para este Cuarto Orden. Así pues, solamente en Brasil se trabajaron todas y cada una de las Órdenes ininterrumpidamente desde 1822 hasta la actualidad.

Pero, ¿de donde viene el “De Roos”?
Quiero agradecer al Hermano Jean van Win la aportación de sus fuentes documentales para llevar a cabo una serie de consideraciones que creo de especial interés y considero clarificadoras.
La Francmasonería se introduce en Holanda hacia 1730. Una Logia militar de un regimiento francés parece haber dado patentes a la Logia La Bien Aimée en 1756. En 1777 se forma la primera Gran Logia Escocesa.

El hermano Hendrik (Henri) van Praag es hecho Rosa Cruz en 1932 en el capítulo Srogol, en Java, en las Indias Neerlandesas. Él funda luego el capítulo De Roos en Rito neerlandés en Medan, capital de la provincia del Norte el Sumatra, hacia 1940. Según el Gran canciller del Hoofdkapittel der Hoge Graden de Holanda, el Hermano van Praag, nacido en 1893 en Antwerpen (Amberes) en Bélgica, entró en el capítulo Srogol en 1932. Era 33º del Supremo Consejo de los Países Bajos en las Indias neerlandesas. Este capítulo estuvo situado en el Valle de Bandong, en las Indias Neerlandesas. El Hermano van Praag dejó el Hoofdkapittel der Hoge Graden en 1956.
Es este mismo capítulo De Roos, traído a La Haya en los Países Bajos, que recibió en 1963, en el templo de la Villa des Acacias en Neuilly-sur-Seine, una serie de Hermanos franceses, entre los que estaba entre otros, porque eran 15, René Guilly.
El capítulo De Roos gozaba de una filiación cierta cuyo origen solo puede ser Francia, pero ¿la Gran Logia de Clermont o el Gran Oriente de Philippe d'Orléans? No se sabe, porque la fecha falta. Este capítulo no dependía del Gran Oriente de los Países Bajos, sino de la Gran Logia de los Países Bajos, dirigido por el Hermano Onderdenwijngaard que era una escisión hacia 1960 del Grootoosten der Nederlanden (Gran Oriente de los Países Bajos). La Gran Logia de los Países Bajos hoy ha desaparecido.
El Hermano van Praag era Gran Orador de esta Gran Logia escindida. Después de su recepción como Rosa Cruz, 15 hermanos franceses fundaron en París el capítulo Jean Théophile Désaguliers, el 30 de noviembre de 1963, y René Guilly fue su primer Muy Sabio, y el Hermano van Praag se hizo miembro deéste. Este capítulo dio origen a los capítulos “La Chaîne d’Union” de Roger d'A., que se separó de René Guilly, a “La Rose et le Lys”, de Jacques M. en Lille, y al capítulo Anderson. “La Rose et le Lys” también habría creado el capítulo de Jean A., en Provenza.

Por otra parte, el Dr J.A.M. Snoek, profesor en la universidad de Heidelberg, que fue Venerable Maestro de la Logia de Estudios “Ars Macionica” y pasado Muy Sabio del capítulo De Delta en Leiden, expone en uno de sus textos:

«Hasta muy recientemente, el Hoofdkapittel der Hoge Graden in Nederland nunca califica su sistema ni como« Rito Moderno "ni " Rito francés». Sin embargo, el sistema fue siempre precisamente éste. No obstante, los rituales practicados son los ejercidos para los grados concernidos en 1803 y antes de esta fecha en Holanda. Estos rituales pertenecen a la misma tradición francesa que la de donde surgieron los rituales de 1786».
Esto quiere decir que los rituales son los de la masonería francesa del siglo XVIII, pero que no son los del Gran Capítulo General de Francia de Roëttiers de Montaleau. ¡La masonería holandesa nunca se calificó de Rito francés!

Un texto que emana directamente del Hoofdkapittel der Hoge Graden in Nederland, expresa:

«Es por analogía con la serie de los 7 grados del Rito Francés o Rito Moderno que el Hoofdkapittel der Hoge Graden determinó su estructura en 7 grados en el momento de su fundación en 1803».
Los tres primeros Órdenes son considerados a la práctica como los «Grados históricos», siendo los grados intermedios de nuestro Orden. A partir del cuarto Orden se desarrolló el grado de soberano príncipe Rosacruz»


Joaquim Villalta, Vª Orden, Gr.·. 9
Miembro de la Academia Internacional de la Vª Orden - UMURM
Miembro de la Logia de Investigación "Los Modernos" - GLMAE