29 de maig 2010

Entrevista a un Francmasón

P. ¿Es usted masón?
R. Mis Hermanos me reconocen como tal, o eso espero.

P. ¿Qué edad tiene?
R. Siete años y más. Los suficientes para empezar a entender algunas cosas y para tomar consciencia de lo mucho que me queda por aprender.

P. Me está dando unas respuestas muy convencionales. ¿Le parece que utilicemos un lenguaje más llano y sencillo?
R. Por qué no. Me parece bien: si quiere lo hacemos como dice un hermano argentino, “a calzón quitado”, eso sí, guardando las formas, no se preocupe.

P. ¿Qué es para usted la Masonería?
R. Verá, aunque le parezca tópico, es una forma de vida, pero ante todo, un compromiso con uno mismo ejercido de forma libre y voluntariamente. Hay libros enteros dedicados a este sujeto, pero lo que sí le puedo asegurar es que engancha. Nada de sectas ni cosas por el estilo. Es la toma de consciencia diaria de uno mismo y de su realidad vital la que no cesan de sorprenderte y te indican un sinfín de aspectos por mejorar, de rectificar. En definitiva, te redescubres.

P. Eso suena muy bien, pero parece un intangible.
R. Tal vez lo sea en cuanto a consecución última de objetivos, pero es un proyecto de vida realmente fascinante. Al respecto debo confesarle que en ocasiones, en ese trabajo de búsqueda y encuentro donde abres una puerta y te aparecen otras cien, debo intentar controlar cierto impulso obsesivo-compulsivo por el conocimiento, tal vez debido a una deformación profesional. Menos mal que mi familia carnal tiene paciencia y comprensión para conmigo. Supongo que en ese proceso soy más feliz y así lo exteriorizo en mi entono más cercano.

P. ¿Quien le ha influenciado tanto para mostrarse tan apasionado?
R. Verá: todo influye en todo en mayor o menor medida. Sin embargo, y aunque el método masónico incide en uno mismo en primera instancia mediante tu propia puesta en acción, ha habido un ternario fundamental de hermanos masones todos ellos, que han resultado decisivos a la hora de llevarme a entender la Orden y su objeto, tal y como hoy día la vivo y entiendo.

P. ¿Se puede saber quienes son?
R. Claro. Aunque existe el compromiso de no exponer la identidad de los miembros sin su permiso, estoy seguro que lo tengo de antemano porque se reconocen cada día como miembros de nuestra institución, lo cual tiene un doble valor añadido: al tema de la perdida del anonimato, hay que añadirle el plus de compromiso que representa presentarse como masón. Un mal paso de una persona siempre puede ser tomado por un defecto Universal de la Orden, lo cual, además de incierto, sería injusto. Pero el antimasonismo existe desde los orígenes mismos de la francmasonería especulativa, y precisamente por ello, hay que ir con tiento para no dar carnaza a los tiburones.

P. No ha respondido aún a mi pregunta.
R. Ahí voy, sin problema. El primero de ellos es Julián García: un ejemplo de aquello que crees imposible que exista en nuestro mundo real, lo que llamamos profano. Un hombre que ama al ser humano, que confía en el ser humano y que practica el amor a cambio de nada, si bien en el fondo ahí radica la recompensa personal. Estamos tan poco habituados a este tipo de actitudes vitales, que pensamos que hay truco o trampa, o que la persona ha perdido la cabeza. Nuestro gran problema, el de nuestra sociedad tan tremendamente materialista y resultadista, radica en la terrible confusión entre Sabiduría y Erudición (por no citar a los “listos”, que son otro cantar). Eruditos hay muchos, pero sabios muy pocos, y Julián es Sabio. Es un hombre capaz de llevar a la práctica lo que expresa o manifiesta, pero no un día o dos, sino año tras año las 24 horas del día. No he visto cosa igual. Un ser así existe.

P. Siga, Siga.
R. El otro hermano que ha ejercido en mí un positivo impacto trasmutador (¿le gusta el término?) es Víctor Guerra. Es un Miguel Induráin de sus mejores tiempos, pero a lo masónico en España. Hasta el punto que se destaca tanto del pelotón que el resto se pierde de vista, allá a lo lejos. Poca gente le sigue el ritmo en estos Orientes. Eso a algunos no gusta demasiado, y se le recrimina una cierta actitud crítica. Pero vamos a ver: la crítica constructiva, analítica, es precisa como método de autoevaluación previa a toda rectificación. Para ello es preciso el conocimiento, y Víctor lo tiene gracias a esa actitud de búsqueda e investigación, puesto que de lo contrario, se puede perder de vista el rumbo, el destino e incluso el origen mismo de aquello que hacemos. La energía del Hermano Víctor es impresionante y contagiosa. Un estímulo para el trabajo. Te hace ir a un tempo (si me permite la alusión profesional) descomunal. Es como tocar algunos de los Estudios de Ejecución Trascendental de Franz Liszt (Hermano masón, como ya sabe). O se tocan a ese tempo o mejor quédate en tu casa. Una maravilla. Reconozco que abuso de su amistad: me encanta su impresionante biblioteca a la que recurro constantemente. Raro es que no tenga el libro que preciso. Suele ir siempre un paso por delante. Y me honra su amistad y colaboración conjuntas. Tal vez porque a mi me va también la marcha, pero sobretodo, porque es un masón de principios, honesto y fiel a sus ideales.

P. ¿Y el otro?
R. Pues Patrick Négrier. Tengo una sensación de gratitud infinita ante su descomunal obra filosófica y masonológica . Gracias a él, he visto como me han vendido ciclomotores por motos GP de competición. Me ha aportado una luz a la génesis francmasónica, tanto histórica, como simbólica, como éticamente, que me hace sentir más cerca de la verdad. Es que el boca-oreja en nuestra Orden, la tradición del secreto, lo oculto, y demás ha sido suelo fértil para que nos metan más goles que a la histórica Malta de fútbol. Luego resulta que la realidad es más simple, pero no por ello menos digna (sino al contrario). Me siento orgulloso de saber de donde vengo, el cuando, cómo, por qué y para qué: ya es más de lo que puedo asimilar durante largo tiempo. Su obra, compleja de lectura, es riquísima en contenido. A veces tengo que recurrir constantemente, por uno u otro tema, a consultarla. Siempre aporta nuevas lecturas y reflexiones. Sencillamente chapeau.

P. ¿Y los Altos Grados?
R. Mire usted: he escrito mucho ya sobre el tema y no quisiera que nadie se sintiese ofendido. De hecho yo los practico. Son una herramienta interesante si la utilizamos adecuadamente, ya que la tenemos a nuestra disposición. Pero amigo, como alguno de ellos humildemente reconoce en sus rituales, todo está contenido en los tres grados simbólicos. O sea que esa idea de dar rienda suelta a la creación de determinadas jerarquías iniciático-nobiliarias poseedoras de los secretos más secretos cuasi mágicos, está fundada en lo apócrifo y demostradamente falso en muchos grados. Piense que llegó a ser un negocio en el XVIII. Con eso queda todo dicho.

P. ¿Se considera usted ritualista?
R. Creo que la pregunta está mal orientada en su planteamiento. Porque la masonería es ritualista por necesidad y naturaleza. No puede usted tocar la Segunda Balada de Liszt para piano sin piano, o los Caprichos para violín de Paganini sin violín. El ritual, como dice un conocido autor, permite vivenciar la idea simbólica articulada en el espacio y en el tiempo. Y mire que yo no soy nada guenoniano desde que le pillé en dos renuncios. Pero es una definición que me parece acertada. Otra cuestión es caer en lo que se llama la Simbolatría, o la Ritualatría (perdón por el neologismo), solo posibles desde una mala interpretación simbólica o ritual. No obstante, se ha caído en ocasiones en los extremos opuestos. Conocí un venerable que eliminó los tres grandes candelabros y las velas del Taller porque le parecían “misa”. Se cargó alegremente un ternario fundamental por prejuicio. Un librepensador debe estar por encima del prejuicio o impresión personal. Hay que pensar en las estructuras simbólicas fundamentales sobre las que se asienta el ritual. Otros, precisamente por sus ideas preconcebidas, añaden elementos exógenos para “enriquecer” o “manipular”. Pero por favor: la mutilación ritual o la manipulación de injertos sin cuidar las citadas estructuras simbólicas fundamentales solo conducen a desfigurar, ya no solo la forma, sino el objetivo vivencial que en sí mismo se pretende obtener.

P. ¿Entonces no cree que los rituales puedan evolucionar?
R. Claro que sí. Pero nunca como consecuencia de un “air du temps” caprichoso, como dice Mollier en alguno de sus trabajos. Eso está abocado al fracaso y a la desaparición. Hacer “rituales a la moda” me parece esperpéntico y ridículo. Precisamente, los buenos, son aquellos cuya lectura es atemporal y de aplicación perenne, o que puedan serlo. Hay cada uno suelto, con unos discursos interminables que, perdónenme, lo único que consiguen es manipular la interpretación simbólica del Hermano o Hermana sin dejarle la libertad de reflexión e interpretación personal, para embutirle sus propias carencias, creencia o prejuicios. Por eso, el estudio de los rituales es bueno. Te da una amplia perspectiva que te permite detectar algunos resultados endogámicos, o cajones de sastre que hay que contener o evitar. Cada hermano, cada logia debiera interesarse por evaluar su instrumento ritual. En caso contrario, si todo diera lo mismo, pues podríamos quedarnos de cháchara en el bar del frente de la avenida, donde vivo. Una Tenida no es ni una tertulia ni un agujero negro mágico. Es mucho más serio que todo eso.

P. ¿Cree que hay ritos mejores que otros?
R. Ahí no le voy a dar cancha, amigo. Sencillamente porque con el paso del tiempo, cada uno de nosotros elegimos el Rito que más se adecúe a nuestra naturaleza y sensibilidad personal. Yo he elegido el Rito Francés por mil y una razones que no voy ahora a exponer para no cansarle. Pero insisto, el Rito llámese X, será todo lo bueno que nosotros queramos que sea mientras conozcamos sus fundamentos, estructuras y lo apliquemos adecuadamente, sin añadidos o amputaciones ad libitum. Por lo demás, son un bello abanico multicolor fruto de nuestra evolución histórica, de nuestros aciertos y también de nuestros errores. Personalmente me encanta ver, y contrastar unos y otros, y si es posible, participar en sus Trabajos. No olvide usted que la fuente y el origen fue el mismo, no obstante.

P. ¿Tiene sentido hoy día la masonería?
R. ¿Ve usted un mundo donde impere la justicia, la igualdad, la paz, el amor?

P. No. ¿Y…?
R. Pues entonces ahí estaremos. Nuestra labor no está finalizada.

P. Dígame una frase.
R. Le propongo una de Quintiliano: Nunquam vera species ab utilitate dividitur, la verdadera belleza nunca va separada de la utilidad. Esa es la grandeza del Arte Real.

P. Para finalizar, ¿tiene inconveniente en expresar su identidad?
R. En absoluto. Soy Joaquim Villalta. Gracias por permitir expresarme de esta forma tan distendida. Ya les torturo bastante con otros trabajos más áridos y espesos en otras ocasiones.

Joaquim Villalta
M.·. M.·. del Grande Oriente Ibérico
Miembro del Círculo de Estudios del Rito Francés "Roëttiers de Montaleau"

28 de maig 2010

El Gran Maestro marqués de Gages y las relaciones masónicas galo-belgas en el siglo XVIII (II)

De 1770 a 1785, el marqués de Gages constituye veintitrés Logias, lo que demuestra una actividad particularmente importante. Pero no hay que imaginar por eso al marqués de Gages en empleado-viajero de la francmasonería inglesa y su Gran Logia provincial en enlace de la francmasonería inglesa. Sería sin duda alguna desconocer el sentido que los grandes Maestros provinciales "ingleses" daban a sus patentes. A modo de los condados carolingios erigidos en principado, las Grandes Logias provinciales continúan poniendo de relieve de la obediencia londinense a las que están reconocen la «maternidad universal», pero en los hechos se alejan de la atracción del centro para existir de manera autónoma y despojar progresivamente la soberanía inglesa de sus atributos. Así es como el marqués de Gages no hace registrar una sola de sus veintitrés fundaciones por Londres, ni tampoco paga las tres Guineas por cada una de ellas, como lo había suscrito sin embargo la obligación. No tiene intención en contribuir al fondo de caridad de la Gran Logia de Inglaterra y ve con malos ojos la «charter of incorporación» que desean conseguir de la Corona de Inglaterra los dirigentes masónicos londinenses. Esta carta habría hecho de la Gran Logia un cuerpo público, reconocido por la Corona como miembro de derecho del establishment, en el primer sentido del término.
Los subsidios contados habrían permitido aliviar ciertamente un poco la carga financiera que representa la obra de Freemasons’ Hall, pero a los ojos del marqués de Gages, la Gran Logia, solicitando un reconocimiento oficial por la monarquía y no solamente padrinazgos ilustres y protecciones reales, emprendía la vía peligrosa de la salida del Templo y la entrada a la esfera pública - es decir en término político, lo que no dejaría de inquietar a los poderes continentales, ya sensibles a los escritos antimasónicos.

Interesado por la legitimidad masónica, como lo atestigua su petición en constituirse así como gran maestro provincial inglés, el marqués de Gages es celoso de sus prerrogativas y autonomía de las logias bajo su autoridad. Más que todo, teme alimentar los temores de las autoridades por una vinculación demasiado manifiesta a Londres. En estas condiciones, él solo podía alimentar prevenciones similares de cara a los proyectos del Gran Oriente de Francia y hacer suya la regla de oro de la diplomacia de las Provincias-Unidas de principios del XVII: Gallus amicus sed no vicinus. Entonces, el 23 octubre de 1775, la Comisión para los Grandes Orientes extranjeros del Grand Oriente de Francia anuncia al gran maestro de la Gran Logia Provincial de los Países Bajos austríacos, que ella trabaja «al efecto de pensar en los medios de enlazar una correspondencia general con los Grandes Orientes extranjeros, y preparar convenios y concordatos para fijar los derechos y los distritos de cada Grand Oriente, esta comisión debe necesariamente dar cuenta de sus operaciones » (10). Se trata de hecho de convencer a las Grandes Logias europeas en ratificar un tratado que divide Europa en cuerpos masónicos nacionales soberanos en la extensión de su territorio y gozando de la exclusividad de la correspondencia extranjera, de hacer santuarios los diferentes territorios masónicos, de prohibir a toda obediencia extranjera constituir allí nuevos talleres o conceder patentes a talleres autóctonos que se lo pidieran. El fin evidente es limitar la hegemonía de Londres a las Islas y a las posesiones coloniales británicas, impedir la huida de las logias periféricas del reino de Francia hacia Londres, Edimburgo o la Estricta Observancia Templaria alemana.
El Gran Oriente de Francia propone un modelo competidor al edificado por la Gran Logia de Inglaterra alrededor de Grandes Logias provinciales, dotados de una vasta autonomía interna, pero que reconocen el centro inglés como su madre tutelar, una clase de " Commonwealth masónico " más flexible que el modelo francés pero que no concede la misma preeminencia al principio “nacional”. En cambio, el Gran Oriente considera que mientras un Estado territorial no tiene obediencia nacional reconocida por sus hermanas europeas, todo cuerpo masónico soberano tiene el derecho de constituir allí libremente talleres:
«El Gran Oriente de Francia tendrá un jurisdicción primera entera y ejecutiva en su territorio, difundirá las luces por todas partes donde no haya Grand Oriente establecido, y reconocerá que todos los demás grandes orientes pueden hacerlo»(11).

París aplica en seguida esta regla sobre Nápoles y Polonia, respondiendo a las críticas inglesas que le acusan de mala fe, que actúa por celo masónico y que él se borrará desde la constitución de un cuerpo masónico soberano:
«el día en que habrá un Gran Oriente, ninguna obediencia podrá constituir allí logias» (12), lo que hará efectivamente en ambos casos citados.
Los Países Bajos austríacos son concernidos en primer lugar por la política del Gran
Oriente de Francia como esta minuta de la Comisión para los Grandes Orientes extranjeros lo atestigua:

“Los Respetables hermanos comisarios habiendo seguidamente tomado conocimiento de los papeles concerniendo al Oriente Provincial delos Países Bajos austríacos, fueron de la opinión que debe serle escrito, que viendo la Gran Logia de los Países Bajos austríacos como Gran Oriente, el Gran Oriente de Francia está dispuesto a contratar con él un tratado recíproco del que envía los artículos pero que viendo esta Gran Logia como un Oriente particular dependiente de otro cualquier Gran Oriente y de un Gran Oriente con el cual el de
Francia no tiene hecho tratado, este tratado no puede tratar de igual a igual y se reserva el derechode librar constituciones y cartas de agregación a las Logias de los Países Bajos
austriacos que recurrieran a él para seguir su régimen”.

París no reconoce los derechos de la Gran Logia provincial del marqués de Gages y niégase a corresponder en pie de igualdad con ella, ya que no es soberana y está vinculada auna autoridad superior y extranjera, la gran Logia de Inglaterra. Además, según la regla decretada por el Gran Oriente, los Países Bajos austríacos no constituyendo un Estado independiente, su Gran Logia provincial debe desaparecer en provecho de una obediencia austríaca, mediante la cual cubriría el conjunto de las posesiones de los Habsbourg, sin pantalla intermediaria. El Gran Oriente se felicitará por otra parte en 1786 de la fundación controvertida de una Gran Logia nacional de los países hereditarios austríacos y decidirá inmediatamente entrar en correspondencia con ella.(13) Mientras tanto París se autoriza, como en Nápoles o en Polonia, para constituir talleres en los Países Bajos austríacos, y pasa a los actos sin más esperar.

Notas:
(10) Bibliothèque Nationale de France, Cabinet des manuscrits, fonds maçonnique [par la suite,BNF, Cab mss, FM], FM' 118, f" 442 r", 23 octobre 1775
(11) BNF, Cab mss, FM, FM' 118, f" 408 r", 7 mars 1775.
(12) BNF, Cab mss, FM, FM' 33, procès-verbaux de la Chambre symbolique na 1 6407 et 16433.
(13) BNF, Cab mss, FM, FM' 118, ff" 459-460, 17 Juillet 1786

Pierre-Yves BEAUREPAIRE


Joaquim Villalta, Vª Orden, Gr.·. 9
Miembro del Sublime Consejo del Rito Moderno para el Ecuador
Miembro de la Academia Internacional de la Vª Orden - UMURM
Miembro de la Logia de Investigación "Los Modernos" - GLMAE

26 de maig 2010

Otra nueva Logia del Grande Oriente Ibérico

El Grande Oriente Ibérico (desde su Federación Portuguesa), tiene el gusto de invitar a los QQ.·. HH/nas.·. para la Ceremonia del Levantamiento de Columnas de la R.·. L.·. Liberalitas al Or.·. de Borba (Évora), Portugal, que se realizará el Domingo día 30 de Mayo a las 15.00 horas, en la “Capela do Convento da Orada” (Monsaraz).

Es la segunda Logia del Grande Oriente Ibérico que Enciende Fuegos este mes de Mayo en los OOr.·. de Portugal y a la que deseamos el mayor de los éxitos, prosperidad y dicha.

Joaquim Villalta
M.·. M.·. del Grande Oriente Ibérico

15 de maig 2010

El Gran Maestro marqués de Gages y las relaciones masónicas galo-belgas en el Siglo XVIII (I)


Del libro reseñado en un anterior artículo, editado en el 2000 por Alain Dierkens, dentro de la colección como volumen 11 de Problemas de historia de las Religiones por la Université libre de Bruxelles (Instituto de estudio de las religiones y de la laicidad) - Éditions de l'Université de Bruxelles, cuyo título es LE MARQUIS DE GAGES (1739-1787). LA FRANC-MAÇONNERIE DANS LES PAYS-BAS AUTRICHIENS, aproximamos a nuestros lectores con fines de estudio e investigación, un excelente trabajo incluido en dicha obra y que viene de la pluma del prestigioso historiador y especialista
Pierre-Yves BEAUREPAIRE


El Gran Maestro marqués de Gages
y las relaciones masónicas
galo-belgas en el siglo XVIII



Hay que reconocer de entrada, que las relaciones masónicas galo-belgas son desconocidas por los historiadores franceses de la francmasonería del siglo XVIII que renuncian difícilmente a las delicias del galocentrismo y a la tesis de una «Europa francesa», defendida en su tiempo por Luis Réau (1). Se hace sin embargo urgente proceder a una necesaria puesta al día historiográfica y epistemológica, y tomar en cuenta la complejidad de los movimientos de apropiación y de las transferencias culturales que animan, enriquecen y a veces desgarran el espacio europeo del las Luces. El descubrimiento, hace unos meses, del libro de arquitectura de la poderosa logia de negociantes de Dunquerque, “Amistad y Fraternidad” (2), nos permitió emprender nuevos valores sobre el estudio de las redes de correspondencia y de amistad tejidas de una y otra parte de la frontera galo-belga, en el curso de lo que convino en lo sucesivo en llamarse la «mutación revolucionaria» de los años 1770-1830, con el fin de aprehender las modificaciones a la obra en el campo de la sociabilidad de Antiguo Régimen sin solución de continuidad de una parte y de otra de la secuencia revolucionaria. Hainaut, cuya vertiente francesa era relativamente mal conocida antes de los trabajos de Jocelyne
Bournonville (3), también proporciona un observatorio prometedor, al cual todavía hace falta añadir la creación por un núcleo de francmasones de Lille del colegio de los Philalèthes que, después de haber vacilado delante de la vía esotérica - a semejanza del régimen de los Philalèthes parisinos (4) - opta en definitiva por la vía académica a mediados de los años 1780 (5).
El colegio se vuelve naturalmente hacia los francmasones de los Países Bajos austríacos para dar cuerpo a su red de correspondencia. Cambiando de focal y de escala, la correspondencia de la logia la “Discreta Imperial”, Oriente de Alost (6), testimonia la inscripción de las relaciones masónicas gallo-belgas no sólo en un marco regional y fronterizo cuya riqueza no hay que subestimar, sino más allá en redes de relaciones y de solidaridad que estructura el espacio masónico europeo y dan cuerpo al proyecto de una «República universal de los francmasones» (7).
A partir de 1763, la “Discreta Imperial” tiene un sitio privilegiado en el cuadro de correspondencia de “Saint-Jean d’Écosse”, logia del gran negocio protestante y de la
Cámara de comercio de Marsella que funda talleres sobre todo el contorno de la Cuenca Mediterránea antes de englobar en su área de expansión las Antillas y el Océano Índico. El marqués de Gages visitará por otra parte el templo de “Sait-Jean d’Écosse”, lo mismo que Philippe-Goswyn de Neny, hijo de Patrice-François de Neny, durante el invierno 1764-1765 (8). También reencontramos la “Discreta Imperial” sobre cuadros de la “Triple Unión”, Oriente de Reims, otro correspondiente asiduo de la logia de Marsella, lo que nos pone en presencia de una auténtica red (9).
Estas redes de correspondencia y de intercambio - de Visitantes, de rituales, de decoraciones, de objetos y de libros masónicos - constituyen el telón de foro "cultural" de relaciones que se anudan entre el marqués de Gages y las obediencias francesas: Gran Logia, luego Gran Oriente de Francia, y participan de una historia diplomática de la francmasonería europea entonces particularmente rica.
Las décadas 1760 y 1770 son en efecto marcadas por la gestación difícil del derecho masónico internacional con el tratado franco-inglés de 1765, el enfrentamiento entre dos modelos - francés e inglés - de organización del cuerpo masónico europeo, y la difícil emergencia de obediencias "nacionales", reivindicando un resorte jurisdiccional confundido con la soberanía de los Estados territoriales. Frontera porosa a las influencias masónicas francesa, británica y holandesa, propicia al sincretismo masónico, los Países Bajos austríacos cristalizan las apuestas por la construcción de la Europa masónica durante el último tercio del siglo XVIII, y constituyen una zona de contacto y de fricción entre las áreas de influencia inglesa y francesa, a semejanza del reino de Nápoles al sur del Continente. Gran maestro provincial "inglés", el marqués de Gages es claramente el objeto de una ofensiva de seducción, pero también de presiones cada vez más fuertes por parte del Gran Oriente de Francia, para que él firme a semejanza del Gran Oriente de Nápoles y de Polonia un tratado de amistad y adopte de este modo el modelo de organización del cuerpo masónico propuesto por París.
Simultáneamente, él debe convencer a sus hermanos y a las autoridades políticas de Bruselas y de Viena que su Gran Logia provincial tiene de inglesas sólo sus constituciones y que ella no constituye un enlace de influencia política y diplomática inglesa en los Países Bajos meridionales, en un momento en el que los soberanos suecos, prusianos o sardos se inquietan por las correspondencias extranjeras de sus logias y favorecen la erección de Grandes Logias nacionales que ellos apadrinan, incluso vigilan.
Las patentes de gran maestro provincial inglés para los Países Bajos austríacos del marqués de Gages datan de 1770. Deben ser cercanas a las peticiones emanadas de Orientes periféricos del reino de Francia, que se encuentras brutalmente aislados del centro parisino de la cadena de unión por la crisis y luego la puesta en sueños dela Gran Logia. “El Candor”, Oriente de Estrasburgo, “la Inglesa”, Oriente de Burdeos, e incluso”Saint-Jean d’Écosse”, Oriente de Marsella, después de haber estigmatizado disensiones internas en una obediencia que no faltaba por otra parte de embridar sus veleidades de autonomía con relación al centro y de hegemonía regional, se vuelven hacia la fuente de la legitimidad masónica, hacia el conservatorio de francmasonería primitiva: Inglaterra o a veces la Escocia - auténtico o mítico ya que las patentes masónicas, obras de falsarios son tan numerosas como las falsas cartas o títulos medievales-. Estas logias desean claramente una "reforma" de la francmasonería, que ellas identifican con un levantamiento de las barreras sociales que permitan el acceso al templo de los elegidos escogidos. Aspiran claramente a una reacción aristocrática, en un sentido etimológico del término, que algunas de ellas encontrarán luego, como en Lyon o Estrasburgo, en la Estricta Observancia Templaria germánica. Muy vinculado al conde de Clermont, gran maestro de la Gran Logia de Francia muerto en 1771, y a la nebulosa aristocrática de la francmasonería francesa en el tiempo en el que ésta dominaba la obediencia -ésta recuperará el control a partir de 1774 con la reforma aristocrática del administrador general del Gran Oriente de Francia, el duque de Montmorency-Luxembourg - el marqués de Gages está al corriente de la crisis abierta en el seno de la dirección parisina de la Gran Logia. Él se gira entonces hacia Londres.

Notas:
(1 )Louis RÉAU, L'Europe française au siècle des Lumières, Paris, Albin Michel, 1938, éd 1971 (L'évolution de l'humanité), 438 p.
(2) Je tiens ici à remercier chaleureusement le président de l'Institut d'études et de recherches maçonniques Septentrion qui m'a libéralement donné accès à cette source de première ordre
(3) Jocelyne BOURNONVILLE. Les francs-maçons, des Lumières à l'Empire : un exemple de sociabilité à Lille, Valenciennes et Dunkerque, 1733-1815, Paris, thèse de l’Ecole des Chartes, 1989
(4) On dispose désormais à leur sujet de la remarquable étude de Charles PORSET, Les Philalèthes et les Convents de Paris. Une politique de la folie, Paris, Honoré Champion, 1996, 776 p.
(5) Pierre-Yves BEAUREPAIRE. « Une école pour les sciences. Le collège des Philalèthes et la tentation académique des élites maçonniques lilloises à la fin de l'Ancien Régime », dans Revue du Nord, tome LXXXI, nº 332, 1999 (Les élites dans la France du Nord (XV-XX Siècle). Composition, pouvoirs et éthique sociale, études réunies par Philippe GUIGNET), P 723-744.
(6) Correspondance dont nous avons déjà exploité une partie des éléments dans L'Autre et le Frère. L 'Etranger et la Franc-maçonnerie en France au XVIII Siècle, Paris, Honoré Champion (Les dIx-huitièmes Siècles, 23), 872 p.
(7) Pierre-Yves BEAUREPAIRE. La République Universelle des francs-maçons. De Newton à
Metternich. Rennes, Ouest-France, 1 999 (De mémoire d'homme l'histoire), 2 1 0 p
(8) Phlhppe-Goswyn de Neny visita également les temples toulonnais, comme nous l'apprend une lettre à Marie-Caroline Murray étudiée par Bruno BERNARD : "J’ai passé quelque tems à Toulon, ou quelques lettres de recommandation, et la franche maçonnerie m'eurent bientôt nus en liaisonavec tout le corps de la marine » , imitant en cela de nombreux voyageurs hollandais ou scandinaves que nous avons rencontrés sur les registres d'architecture des loges toulonnaises, le temps d'une escale. Bruno BERNARD, "Amours et voyages : les pérégrinations méditerranéennes de Philippe-Goswyn de Neny et sa correspondance avec Marie-Caroline Murray », dans Nouvelles Annales Prince de Ligne, tome VII, 1992, P 196. En revanche, l'auteur Ignore la présence de Philippe-Goswyn sur les colonnes de Saint-Jean d'Ecosse, mentionnée par Jacques CHOISEZ (propriétaire des registres d'architecture de la loge marseillaise). La Respectable Loge de Saint-Jean d'Ecosse, mère loge écossaise à l'Orient de Marseille, entre 1762 et 1787, troisième édition multigraphiée, Bruxelles, chez l'auteur, 1987.
(9) Pierre-Yves BEAUREPAIRE, L 'Autre et le Frère . . , op. Cit , P 73.

Traducción y revisión: Joaquim Villalta
Miembro del Sublime Consejo del Rito Moderno para el Ecuador
Miembro del Supremo Conselho do Rito Moderno - Brasil
Miembro del Círculo de Estudios del Rito Francés "Roëttiers de Montaleau"

13 de maig 2010

Nueva Logia del Grande Oriente Ibérico en Portugal

Me complace comunicar que el próximo domingo 16 de Mayo a las 15:00 h se llevará a cabo el Levantamiento de Columnas de la R.·. L.·. Progresso al Or.·. de Barcelinhos, Barcelos, distrito de Braga, en Portugal, bajo los auspicios del Grande Oriente Ibérico trabajando con el Rito Francés Moderno.

Vayan mis mejores deseos de prosperidad y éxito para esta nueva Logia Mixta de la Masonería Liberal cuyos principios y valores se nos presentan tan necesarios, plenos de fuerza y vigor, para expandir en este Siglo XXI.

Recibid mi T.·. A.·. F.·.

Joaquim Villalta
M.·. M.·. del Grande Oriente Ibérico
Miembro del Gran Capítulo General de España

10 de maig 2010

Acto de Presentación del “Régulateur du Maçon” del Rito Francés en Madrid

Publicado en Masonería Siglo XXI

Lo cierto es que como Círculo de Estudios del Rito Francés Roëttiers de Montaleau, habíamos tenido todo un éxito en la convocatoria que había hecho en Barcelona el Grande Oriente Ibérico y que tuvo como centro de la convocatoria la mítica Biblioteca Arús, que nos acogió con cariño. Tal acto conllevó un éxito de presencia, por la calidad y por la diversidad.



Ahora le tocaba el turno a Madrid: tal y como habíamos previsto la idea es que fuera el GODF, o sea las logias de tal Obediencia en Madrid , las que de alguna manera estuvieran auspiciando el acto de presentación.

Pero lo cierto es que no pudo ser por diferentes motivos, por tanto de nuevo hubo de ser el Grande Oriente Ibérico el que organizara el acto de la presentación de los Rituales de Aprendiz y Trabajos de Banquete del Régulateur, que tuvo como escenario la sede de formación sindical ugetista: Julián Besteiro , sita en la calle Azcona en Madrid.

No voy a negar que había miedo escénico, pues no sabíamos muy bien cual sería la respuesta, y más desde que algunos opinaban que nuestro trabajo es de autobombo y publicidad arborescente, ignorando como se ignora, o mejor dicho queriendo ignorar el trabajo que hay detrás, tanto de estudio y reflexión, tal vez para tapar deficiencias propias, que es un hecho muy común.

Pues bien, la citada presentación fue todo un éxito, ya que las setenta personas que asistieron al acto , en su mayoría masones, representaban casi todo el abanico masónico español.

Allí pudimos saludar y confraternizar con Hermanos de la Gran Logia de España (GLE), con miembros de la Gran Logia Simbólica Española (GLSE), y del Gran Oriente Latinoamericano (GOLA), Gran Oriente de Bélgica, (GOB), Grande Oriente Lusitano (GOL) y por supuesto con toda una plana de Hermanos, y también pudimos contar con un buen numero de dignidades del GOI; entre ellos su Gran Maestro, o el Muy Sabio del Gran Capítulo General del Rito Francés de España.

La presencia de Hermanos del Gran Oriente de Francia , (GODF) estuvo representada de forma encomiable, no por los autóctonos, sino por una logia parisina, la Logia Albert Camus con su Venerable y su 1º Vigilante, escoltados por una interesante comitiva de Hermanos Maestros, y Compañeros de dicha logia.

Nos alegró tener a Hermanos de alta talla y calidad, como la que integraron los Hermanos portugueses: fue toda una alegría en lo personal poder saludar al muy Respetable Hermano Felipe Frade, sin que por ellos queramos menoscabar otras presencias, como los Respetables Hermanos Lima, o Gonzalves

La presentación del acto la realizó Yves Bannel, Gran Canciller del GOI, y como tal conferencia estuvo sujeta al mismo guión que ya expusimos en Barcelona, y que se publicó en el blog de Rito Francés, Al final de acto hubo un debate de cierta altura y talla, en el que intervinieron hermanos de la GLSE, GLE, GOL, etc.

Damos las gracias a todos los asistentes, y al propio GOI, por su apoyo y por hacer realidad y visible, lo que ciertas aptitudes cainitas desean esconder, y por supuesto las gracias a nuestro Editor MASONICA.ES , sin el cual sería imposible todo este desarrollo, que además ya tiene como inminentes metas otras publicaciones sobre el tema: Rito Francés, historia, desarrollo y reflexiones; Rituales de 2º y 3º Grado del Régulateur. El primero de estos libros verá la luz a mediados de junio

A todos desde el Circulo de Estudios del Rito Francés "Roëttiers de Montaleau", GRACIAS