16 d’abril 2018

Réplica desde el respeto al melancólico Hermano Berengario (1)

Hace pocos días apareció un nuevo Blog denominado “La Melancolía del Hermano Berengario”
http://elhermanoberengario.blogspot.com.es/ en cuya primera entrada http://elhermanoberengario.blogspot.com.es/2018/04/comentarios-masoneria-y.html se exponen una serie de comentarios y reflexiones a propósito de la publicación del Querido Hermano Víctor Guerra “Masonería y librepensamiento. ¿Una antinomia?

Este tipo de nacimiento de plataformas de reflexión, debate y exposición, siempre son bienvenidas, pues generan un caldo de cultivo ideal para clarificar o aumentar las visiones y conceptos, muchas veces parcializadas y constreñidas por posicionamientos aparentemente confrontados. Es pues desde este punto de vista que inicio esta primera entrada replicando (siempre con respeto) algunos comentarios del susodicho Blog del anónimo y melancólico Hermano Berengario, a quien agradezco de corazón la positiva y entrañable opinión que tiene de mi humilde persona y de mi trabajo.
Así pues, desde mi perspectiva masónica Regular (noción distinta a la del Hermano Berengario, y que desarrollaré en otra ocasión) quiero puntualizar unos aspectos que me han parecido errores “de bulto”:

En primer lugar, Berengario cae en la tentación de definir como propia de la cultura francesa lo que él denomina la perspectiva atea de la Masonería, etiquetándola de enemiga de la religión para obtener sus fines particulares de libertades y progreso, versus la muy distinta perspectiva británica. Esta afirmación tajante y universal no solo es incierta, sino que no responde a un acertado conocimiento del desarrollo histórico, social y cultural de nuestro país vecino.
Es por ello que para no alargar mucho esta primera entrada, vamos a ir al grano (para no cansar al lector).

Berengario afirma tajantemente en su entrada: “..Anderson, Désaguliers y compañía jamás habrían aceptado a un ateo en la logia”.

Para refutar esta visión del melancólico Hermano, nos ceñiremos momentáneamente en dos autores referenciales en el conocimiento de la masonería del XVIII, tanto europea - continental, como británica, cuyos análisis masonológicos no tienen desperdicio.

Así el Profesor Charles Porset (ya en el Oriente Eterno), nos advertía en uno de sus trabajos:

”Se ha tomado el pretexto de la exclusión del ateo estúpido para decir que la orden rechazaba a los no creyentes y que la masonería era cristiana. Es inexacto, porque la expresión " Stupid Athéist” está prestada de un pastor presbiteriano, John Weemse, contemporáneo de Anderson y Désaguliers, que en su obra A Treatise of the Horno Degenerate sonnes viz (sic = with) the Atheist, the Idolater, the Magicians and the Jews (London, Thomás Cotes, 1636), distingue cuatro categorías de ateos: aquel que niega a Dios («denying God»); el que duda de su existencia («disputing Atheist») el cree sólo en lo que le aportan sus sentidos (" Physicall Atheist") y finalmente al ateo estúpido que es impermeable a las luces de la razón; en realidad tal ateo no existe; hace las veces de espantapájaros en su exposición andersoniana – de soporte para poder moldear al gusto-. Designando sólo ése de una manera totalmente retórica, Anderson-Désaguliers no excluyen las tres otras categorías de ateos – lo que concuerda perfectamente con el espíritu latitudinario de la masonería”.

También nuestro Querido Hermano Patrick Négrier, reputado especialista en historiografía y pensamiento filosófico masónico, nos habla sobre el punto de vista personal de Désaguliers acerca de “entender bien el Arte”, aunque para nada se impone la creencia revelada como previa conditio sine qua non para formar parte de la Orden: basta simplemente leer “desapasionadamente” y de forma correcta el redactado de los Deberes de las Constituciones de Anderson, por lo que para finalizar esta entrada por hoy, les propongo la atenta lectura de este fascinante análisis de Patrick Négrier, texto como respuesta, mostrando su desacuerdo con la publicación de Roger Dachez, aparecida en su espacio “Pierres Vivantes” el domingo 4 de enero de 2015,y que nos permite aportar más y desarrollar aún mejor la esencia y visión conceptual de la Gran Logia de Londres que, para quien esté interesado en ello, podrá profundizar in extenso, a través de las investigaciones y reflexiones publicadas en el libro del H. Négrier titulado “Art Royal et Régularité dans la tradition de 1723-1730”:

Querido Roger Dachez,

Tu análisis de las Constituciones de 1723 es totalmente falso. Eres víctima de una deformación profesional como historiador. Si hubieras hecho, como yo, estudios de filosofía (tengo una licence en filosofía de la Sorbonne - París IV) habrías obtenido cero puntos en el análisis del texto. En lugar de entender lo que dice el texto, tratarías de hacer hablar el contexto histórico de entonces de manera parcial (Serge Hutin ha demostrado en su “Disciples anglais” de Jacob Boehme que había en Londrés en el XVIIº siglo decenas y decenas de Denominaciones diferentes, para quienes eran, como decía el filósofo Kolakowski, Cristianos sin Iglesia).

Primeramente, no fue Anderson quien redactó el capítulo I de los Deberes de 1723 sobre la religión, sino Désaguliers (lo mostré en “Art royal et regularité” que la misma fórmula estilística se encuentra en los Deberes I de 1723 y en una carta de Désaguliers a Chamberlayne; Désaguliers era doctor en derecho y era de él de quien provenía la redacción, pero no la concepción, del texto de derecho que constituían los Deberes I).

Segundo error: tú presentas les Deberes I como la expresión de ideas de su redactor, lo cual es falso: Désaguliers no ha explicado sus ideas personales en los Deberes I de 1723 sino las ideas que habían sido concebidas y elaboradas y probablemente votadas por la Gran Logia de Londres de entonces.

Tercer error: no tomas en cuenta que el texto admitido, reconocía la eventualidad (el texto ingles dice if (1)…) de que un masón no comprendiera correctamente el arte (sobreentendido el arte de la memoria que era la simbólica del rito del Mot de Maçon (2) que era de inspiración bíblica), en cual caso (y es la eventualidad reconocida por la GL de Londres) este masón incomprensivo del arte será un ateo teórico o un libertino (en el siglo XVIII un libertino designa a un deísta: un deísta cree en la existencia de un Dios creador y en la inmortalidad del alma; Descartes había escrito un tratado de deísmo que es una religión de la razón pura en la especie de sus Meditaciones metafísicas; y fue refutado punto por punto por Kant que en su Crítica de la razón pura mostró que la religión de la razón pura que es deísmo o libertninismo religioso es imposible). Para resumir los Deberes I de Désaguliers, admitiendo la eventualidad de que un masón no comprenda correctamente el arte (simbolismo bíblico del rito del Mot de maçon), aceptaba con ello de hecho la presencia de ateos teóricos y de deístas (libertinos) en logia. Ultimo punto: los Deberes I de Désaguliers proponen como posición religiosa común a todos los masones de la GL no una ortodoxia (denominación o confesión) sino una ortopráxis: “ser hombres buenos y verídicos, hombres de honor y honestos”, ortopraxis que no es una doxa (opinión), sino una práxis (práctica): y esta práctica se denomina religión natural, por otra parte, claramente descrita por Pablo de Tarso en Romanos 2,14-15. En resumen los Deberes I de las Constituciones de 1723, que no explicaba las ideas del Pastor Anderson ni las ideas del cura anglicano Désagulliers, sino las ideas de la GL de Londres, admitían la eventualidad de que un masón no comprenda correctamente el arte y sea por ello un ateo teórico o un deísta (libertino), y propusieron como posición común, a todos los masones, no una ortodoxia, sino una ortopráxis: la religión natural (que es incompatible con el ateísmo práctico, pero compatible con el ateísmo teórico) y proponiendo como posición religiosa común a todos los masones no una ortodoxia, sino una ortopraxis que tan solo podría permitir la coexistencia pacífica en Logia de los masones poseedores de diversos doxas que son las denominaciones (entre los cuales la mayor parte no forman Iglesias como los discípulos de Jacob Boehme o los rosacrucianos o los platoniciences de Cambridge) y confesiones (fundamentos de las Iglesias), doxas que no podían ser sino causas de divisiones, la Gran Logia de Londres fue una de las primeras instituciones en llevar a cabo un sistema de laicidad, la GL de Londres no arbolando una doxa sino una praxis única religión universal capaz de unir los masones de cualquier opinión sea cual sea.

Y un último error que has cometido: reduces la “libertad de conciencia” de las Constituciones de Anderson (las que efectivamente fueron redactadas enteramente por Anderson) de 1738 a la libertad religiosa- Esto es un grave error ya que la libertad religiosa no es más que un aspecto entre otros de la libertad de conciencia. Como dice la expresión “libertad de conciencia”, la Constituciones de 1738 se inscribían en las bases de las Constituciones de 1723 y reconocían por tanto que un masón pueda ser un ateo teórico (pero no un ateo práctico) o un deísta (libertino) e incluso formar parte a una denominación o una confesión de su elección.

Si Anderson hubiera querido hablar de libertad religiosa, lo habría dicho textualmente. Esto no es lo que ha dicho: él habló de libertad de conciencia, subrayando con ello que un masón debe practicar una ortopráxis como los artículos de Noé pero que en conciencia es libre de adoptar la doxa (opinión) que quiera, artículos de Noé que confirman que en 1738 la posición común propuesta a los masones era efectivamente una ortopraxis y no una ortodoxia (eso es “libertad de conciencia”).

Siempre hay que preferir interpretar un texto a través de lo que dice antes que a través de lo que dice su contexto histórico.


Muy Fraternalmente

Patrick Négrier



Traducción autorizada por Patrick Négrier para la Unión Masónica Universal del Rito Moderno - UMURM y realizada por Olga Vallejo Rueda (Traductrice certifiée: Alliance Française de Quito, l’Équateur)

(1)   NdT: “Si” condicional en inglés.
(2)   Mason Word” o “Palabra del Masón”

 Espero que esta humilde primera entrada sirva, al menos, de soporte para meditación.

Joaquim Villalta, Vª Orden, Gr.·. 9, 33º
M.·. I.·.

23 de març 2018

Tradición y Regularidad: puro sentido común

 
Según nuestros valores y principios fundamentales, la Orden Masónica Universal es Una.
Esta unidad podría llevarse a cabo armoniosamente si las instituciones masónicas de cada nación hicieran el esfuerzo de aliarse ellas mismas en una confederación.
La francmasonería, fragmentada hoy en día en una multitud de asociaciones más atentas a su propio desarrollo que a su propia misión basal que debieran representar, es parecida a un mecanismo que se satisface, incluso se glorifica, de su funcionamiento, sin preocuparse generalmente de producir aquello por lo que fue creada.

Las dos principales corrientes, pretendiendo reivindicar su particular legitimidad masónica, han generado más disensos, atomizaciones que aproximación en un derroche de egos que bien valdría reconsiderar con la simple  aplicación del sentido común y de una verdadera y sentida filantropía.

Su naturaleza, su objeto y acción

Conforme a sus orígenes, su naturaleza es iniciática y simbólica. En sus Talleres arbitra a todo Ser humano, sin distinción de raza, de condición social, sexo, sistemas políticos o religiosos. En su interior se obra en vista del perfeccionamiento moral y ético de sus miembros, permitiendo un mejor conocimiento de si mismo, de los otros y del universo. En el seno de la humanidad debería representar un ejemplo y un modelo de sabiduría, de fraternidad, de beneficencia, propia a la ley del amor.

Para finalizar esta entrada, donde simplemente se ha pretendido aplicar el más mínimo sentido común, terminaremos citando brevemente unos conceptos trascendentales, pero simples.

Regularidad

Se aplica, sin otra consideración, a la recepción por transmisión ritual de unos contenidos simbólicos en un espacio-tiempo en el cuadro de unos Ritos masónicos codificados e históricamente reconocidos como receptores de un legado positivamente transformador.

Libertad del Francmasón

Esta se circunscribe en el respeto a las obligaciones y compromisos libremente contraídos, que le genera un gustoso deber de amar y respetar las virtudes y combatir los vicios.

Ritos

Todos los trabajos masónicos se efectúan en el cuadro y el respeto de procedimientos ancestrales, en ocasiones. Ninguna eventual adaptación debe alterar la sustancia fundamental del Rito, siendo las instituciones practicantes garantes y curadoras del mismo. Es su responsabilidad.


22 de gener 2018

“Los 81 Grados del Rito Francés"

Aunque el título pueda resultar sorprendente, es necesario revisar nuestra anterior entrada para una precisa comprensión:

En un “fuera de serie” de la colección JOHABEN, Conform édition publica una obra trascendental, no solo para el Rito Francés o Moderno, sino para toda la masonería Universal derivada del Siglo de las Luces y de donde bebieron los denominados futuros ritos con adjetivo calificativo cuando los mismos no tenían ni nombre ni estructura.

En este caso, la obra excelentemente coordinada a través del Grand Chapitre Général du Grand Orient de France, pone ante nuestros ojos unos materiales inéditos solamente al acceso de quienes puedan desplazarse a la Biblioteca Nacional de Francia (BnF).

En esta edición, resulta fascinante y pedagógicamente maravilloso el prefacio de Philippe Guglielmi, Muy Sabio y Perfecto Gran Venerable del Gran Capítulo General del Gran Oriente de Francia, Gran Maestro del GODF en el año en el que se reactivaron los Órdenes de Sabiduría en el seno de dicha obediencia.

Guglielmi, apelando a una pertenencia “Universal” de dicho legado ritual y conceptual, toma un rol ecuménico y brillante exponiendo la tradición masónica y ritual de la cual nos hace partícipes a todos los practicantes del RM o RF, lo cual es de agradecer conceptualmente. En una fulgurante narrativa que va desde la recuperación de los archivos “rusos” después de la Segunda Guerra Mundial, hasta la actualidad, termina poniendo en nuestras manos el legado ritual del Siglo de las Luces, ahora a mano de todo aquel que quiera conocer la “verdad” ritual y su contexto.

Sylvie Bourel, conservadora en la BnF del departamento de Manuscritos modernos y contemporáneos, nos describe el movimiento, tránsito y estadía de este material en tan prestigiosa biblioteca, lugar único donde su conservación ha sido posible.

Finalmente, Colette Léger, Miembro del Gran Capítulo General de Francia, y de su Capítulo Nacional de Investigación, así como ex Gran Canciller del Gran Capítulo General de la Gran Logia Mixta de Francia, elabora un preciso trabajo, procedimentalmente impecable, analítico, profundo y contrastado, aplicando lo mejor de las técnicas de investigación historiográficas en vigor.
El resultado es fabuloso: 28 páginas introductorias de análisis erudito que harán gusto a propios y extraños, sin duda alguna.

La obra en si misma, insisto, nos propone todo el material ritual contenido en el Arca de la V° Orden y su desarrollo desde 1784 hasta el Siglo XIX.

Obra para sibaritas y amantes de la masonería en mayúsculas, pretender en pocas frases describirla sería una vacua pedantería.

Recomendable. Imprescindible.
Esperemos que a partir de esta apertura, podamos crecer, debatir y aumentar el ingente legado que Roëttiers de Montaleau nos propuso ya desde 1784, y que ahora, publicando los Rituales del Capítulo Metropolitano (nombre tomado desde 1789), alcancemos más luz sobre los “Altos Grados” o grados “Escoceses”, que a buen seguro sorprenderá a propios y a extraños.


Chapeau!!!

Joaquim Villalta, Vª Orden, Gr.·. 9, 33º
Miembro de Honor del Gran Oriente de Colombia

12 de desembre 2017

Reflexiones navideñas desde el Polo Norte

A pocos días ya de finalizar este año repleto de actos conmemorativos del tricentenario fundacional de la francmasonería especulativa, deseo expresar a modo de pincelada, mi impresión acerca del mismo.
Obviamente, insisto, resulta imposible (ni lo pretendo) en estas breves líneas realizar un exhaustivo resumen o síntesis de este aniversario ciertamente remarcable. Sin embargo, mi percepción general es ampliamente positiva. Es como si esta mágica cifra, hubiera reunido a una gran parte de la membresía de la Orden en generar la voluntad de hacer planteamientos mentales conducentes a una tolerancia más generalizada, y tomar consciencia de la diversidad masónica que, a pesar de sus evidentes diferencias conceptuales en fondo y forma, representan legítimamente sus sensibilidades y características específicas, haciendo uso de su incuestionable libertad para vivenciar el método masónico desde el respeto y la tolerancia.

Siempre, para dar la nota discordante, levantan su voz algunos pocos que van a contracorriente sin recordar que dentro de otros 300 años estaremos todos con Hiram. Un ejemplo claro de ello, son ciertas actitudes cavernícolas y carentes de toda ética masónica y social que aún se expresan en términos difamatorios, misóginos o tildando de “andróginos” despectivamente, a otras prácticas francmasónicas que se escapan del prudente entendimiento para sus cortos cerebros desinformados. Así, personajes cono Sergio R., con su mal hacer, mediante tres palabras o algún comunicado, ejercen una cacofonía intelectual, reventadora de tímpanos y provocadora de alguna arcada mental, haciéndolo mediante prácticas despreciables en las antípodas de los valores que se presupone debe representar este personaje. Pero es lo que tiene el ansia de poder y el “todo vale” para escalar mediante su ciego ego. Este come aparte. Por ello no debemos caer en la tentación de generalizar en su Oriente (repleto de calidad, por cierto) donde la inmensa mayoría está muy a la altura del mandil que portan. Para ellos todo mi respeto.

En nuestro país, aunque nos cuesta todavía llegar a los niveles de madurez y evolución que presentan otros países europeos, se avanza con fuerza y vigor, aunque la positiva autocrítica en aspectos históricos, formativos y rituales siempre será un procedimiento que dará unos interesantes resultados a corto plazo (o eso creo).

En el apartado editorial, es absolutamente remarcable la aparición de dos excelentes obras que llenan un espacio historiográfico y masonológico que hasta ahora estaba incompleto o era nulo en lengua española. Me estoy refiriendo a los libros “Bristol, un Ritual inglés del Siglo XVIII” de Víctor Guerra y Saúl Apolinaire, y “El origen de los grados masónicos” de Alberto Moreno. Tiempo atrás ya los reseñé en diversos medios de comunicación. Hoy solo me queda aplaudir la labor de estos incansables y brillantes Hermanos que se dejan las pestañas para volcar sus estudios e investigaciones haciéndolas accesibles para todos nosotros. Por eso me permito sugerirlos como un magnífico regalo de Navidad.

¿Y el Rito Moderno/Francés?: pues sigue adelante, vivo y creciendo, presente cada día más en este variado y rico panorama ritual, siendo un legado masónico pleno en valores y vigencia para dar respuesta a nuestras inquietudes.

Recibid mis mejores deseos de Salud, Dicha y Prosperidad.


Joaquim Villalta, Vº Orden, Gr.·. 9 y último del Rito Moderno o Francés.

05 de desembre 2017

La conjunción de Tradición y Progreso: el Gran Oriente de Colombia


 El Gran Oriente de Colombia, con sede en Cartagena, afronta los nuevos retos de este ya adentrado siglo XXI, desde el espíritu de trabajo y respetuosa interacción con todos los Cuerpos y Potencias Masónicas colombianas e internacionales, conscientes de que nos unen los Universales ideales de la Orden, así como el compromiso para dar respuestas y soluciones a los problemas e inquietudes de nuestro mundo, precisado de la aplicación efectiva, real y veraz de nuestros más sublimes principios.

El ideario y legado que siempre ha proseguido el Gran Oriente de Colombia es el del GRAN ORIENTE Y SUPREMO CONSEJO NEOGRANADINO con sede en Cartagena, fundado el día 19 del 4º mes del año de la Verdadera Luz, 5833, (19 de junio de 1833 E.) y refundado en 1989.
La Republica de Colombia para la fecha en que el GRAN ORIENTE DE FRANCIA (1851) otorgo la Carta Patente al GRAN ORIENTE Y SUPREMO CONSEJO NEOGRANADINO, tenía el nombre de REPUBLICA DE LA NUEVA GRANADA.
En 1989, el GRAN ORIENTE Y SUPREMO CONSEJO NEOGRANADINO se refundó con el nombre de GRAN ORIENTE DE COLOMBIA, como Potencia Masónica Soberana e Independiente poseedora de la REGULARIDAD masónica que le da el hecho de ser la heredera natural de la Carta Patente otorgada por el Gran Oriente de Francia en 1851 al GRAN ORIENTE Y SUPREMO CONSEJO NEOGRANADINO con sede en Cartagena.

Así, con el nombre de GRAN ORIENTE DE COLOMBIA reabre sus trabajos en el año de 1989, con unas nuevas Cartas Patentes para trabajar el RITO FRANCÉS en sus tres primeros grados, como también en los Órdenes de Sabiduría o Altos Grados de este Rito en su Gran Capítulo General, igualmente otorgadas por el GRAN ORIENTE DE FRANCIA.
Esa herencia masónica y, por lo tanto, ideológica y espiritual, ha definido las líneas de trabajo del Gran Oriente de Colombia consiguiendo hacer converger la Tradición con el Progreso factible y constructivo, abordando y superando las nuevas realidades sociales, económicas, políticas y éticas, actitud indispensable y característica del Gran Oriente de Colombia siempre comprometido con el Progreso de la Humanidad en todas sus manifestaciones, facetas y matices.
 
En estos últimos años el Gran Oriente de Colombia ha tomado consciencia de que desde los principios de la masonería de tradición liberal se hace absolutamente indispensable establecer estrategias conducentes a la excelencia de sus miembros. Solamente así, coherente con su ideario y valores, ha integrado en su seno a la mujer masona como miembro indispensable en la Orden para evolucionar conjunta y plenamente, mirando de frente todo reto por venir como una oportunidad de crecimiento humano eficiente.

El Gran Oriente de Colombia se halla actualmente inmerso en unos ambiciosos proyectos que cierren el círculo de pensamiento, palabra y obra. Para ello ha diseñado una “Escuela de Formación Masónica” para sus miembros creando un organigrama que comprende desde conexiones con Academias, Centros de estudio masonológicos, Logias de Investigación, Universidades, hasta relaciones con otras estructuras y Potencias masónicas que favorezcan el intercambio de conocimientos generadores de nuevos y más eficaces procedimientos, compartiendo experiencias, vivencias y como vehículo creador de nuevas ideas. Ello le ha llevado a ir implementando también el uso de las nuevas tecnologías, así como una inversión humana dirigida al estudio y al trabajo francmasónico.
Por otra parte, el Gran Oriente de Colombia está, y debe estar siempre implicado con su acción social, desarrollando a tal efecto distintos proyectos de apoyo, ayuda y acción filantrópica.
Esta es la auténtica piedra de toque del Progreso en el Siglo XXI.

Joaquim Villalta, Vª Orden, Gr.·. 9, 33º
Miembro de Honor del Gran Oriente de Colombia