31 d’octubre 2010

La Federación Europea de Francmasones

¿Qué es la Federación Europea de Francmasones?

La construcción europea es la más grande aventura política, económica, social y cultural de nuestra época en la que nos es posible participar. Esta construcción tiene como meta principal detener la violencia que durante siglos ha dividido a los europeos. Pero la evolución de Europa no se construye sin obstáculos. La reunificación de un gran número de países del Este y del Oeste está dando lugar a tensiones económicas y sociales, a la vez que dentro de nuestra sociedad asistimos a la formación de corrientes integristas, cuyos valores son diametralmente opuestos a nuestros valores masónicos. Durante demasiado tiempo la masonería ha estado ausente tanto del proceso europeo como de la evolución de la sociedad europea. No debe quedarse por más tiempo fuera de su construcción; debe reflexionar sobre cómo conseguir que “vivamos todos juntos”. En una Ciudad y en una Europa en plena evolución, una masonería activa no reposa sobre sus laureles ni se refugia en su pasado. Así pues, es más que nunca necesario que la masonería defina su actitud ante situaciones diversas. Hoy, la masonería europea debe tener el valor de volver a identificar sus verdaderos valores y de promoverlos fuera del Templo. En una palabra, debe tomar de nuevo la iniciativa de convertirse en una masonería de reflexión y de acción y, si es necesario, en una masonería de combate. Con este espíritu unos cuantos masones fundaron hace ya tres años la Federación Europea de la Francmasonería (FEFM). Esta federación ha nacido basada en el deseo de un gran número de hermanos y hermanas de participar activamente, en este comienzo del siglo XXI, en los debates de nuestra sociedad. La FEFM se dirige al masón íntegro, en su calidad de masón, fuera de cualquier grado, obediencia, orden o jurisdicción.
Se compone de hermanos y hermanas de obediencias que operan en Europa. Para asociarse a la FEFM basta con afiliarse individualmente, con independencia de la pertenencia a su logia u obediencia. La FEFM tiene como objetivo el promover el diálogo intra masónico. Igualmente su meta consiste en reunir a hermanos y hermanas dentro de una red europea, con el fin de que su voz colectiva pese no sólo en los debates relacionados con la sociedad en general, sino muy particularmente a nivel del diálogo con las instituciones europeas.

Sus actividades consisten en un conjunto de iniciativas en línea con los objetivos de la Declaración de principios, entre los cuales citaremos la organización de un encuentro anual, coloquios, seminarios, creación de un foro de discusión en Internet y difusión de un boletín informativo. La masonería europea se fracciona en base a su nacionalidad, y dentro de cada nación en diferentes órdenes, obediencias y jurisdicciones. Todas estas agrupaciones masónicas no tienen una verdadera estrategia coordinada y menos aún la tienen a nivel nacional, europeo o mundial. Evidentemente, la masonería es Universal. ¿Pero no es esta afirmación una manera simbólica de hablar, y no una realidad?
El CLIPSAS o el EME que reúnen a diferentes obediencias, son tentativas de coalición, pero sólo agrupan una parte de la masonería europea y universal. En realidad, sus objetivos no son en absoluto los mismos que los de la FEFM/AEPL.

Sin cuestionar los principios fundamentales de nuestras diferentes obediencias y representando a los hermanos y hermanas en sus identidades y tradiciones, la FEFM parte del principio de que para conseguir una mejor interacción entre la francmasonería y el mundo profano es necesario crear un espacio de libertad de expresión fuera de rituales y obediencias. Unidos por una metodología masónica y un ideal comunes, invitamos a los francmasones a divulgar sus inconfundibles valores de progreso y de emancipación, fruto del Siglo de la Ilustración. Con el propósito de trasladar el ideal masónico hacia el exterior, la FEFM ha creado un instrumento específico que actúe como su voz externa profana. Se trata de la Asociación Europea del pensamiento Libre (AEPL). A diferencia de la FEFM, que es una asociación de hecho que garantiza el anonimato de sus miembros, la AEPL es una entidad dentro del derecho belga (en la que solamente se publica en el Monitor belga el nombre de los miembros del consejo de administración), con sede social en Bruselas, debido a su proximidad con las instituciones europeas.
La AEPL tiene por misión la representación de la FEFM en el mundo profano. Ya han sido creadas secciones nacionales de la FEFM y otras están en vías de creación en cada uno de los países miembros de la Unión.
Los trabajos de la FEFM se efectúan en francés e inglés, pero llegado el caso, las secciones nacionales pueden utilizar la lengua del país en mensajes e informaciones. Puesto que las instituciones europeas están teniendo cada vez más influencia en la evolución de la sociedad, es deber de la francmasonería estar presente en este debate trascendental del futuro.
La FEFM cuenta actuar conjuntamente con las instituciones europeas y participar, entre otros temas, en el diálogo previsto en el Tratado de Lisboa, con la misma legitimidad que lo hacen las Iglesias y las asociaciones filosóficas. Además, la FEFM insiste en la importancia de formar una sociedad en la que la comunicación entre las diferentes culturas se base en el reconocimiento y el respeto mutuo, según los principios interculturales.
Basándose en la certeza de que la francmasonería es germen inestimable de competencias, la FEFM espera concienciar a los masones y despertar una sinergia entre los diferentes talentos que se encuentran en el seno de la francmasonería europea, con el fin de transmitir el mensaje masónico de manera eficaz y operativa. La difusión de nuestros valores dentro de la sociedad civil y más concretamente dentro del ámbito juvenil, podría concretizarse en una contribución activa de los miembros de la FEFM en el campo de la expresión cultural y artística, por medio de libros, bocetos, dibujos animados, películas, música, obras de teatro, pinturas, esculturas, etc. Todas las actividades de la FEFM se harán según el método masónico (sin ritual) de escuchar y aceptar al prójimo, garantizando así la expresión de un pensamiento libre, exento de prejuicios, con el fin de favorecer el diálogo dentro del ámbito de valores que no son propios. Los masones europeos podrán así dar testimonio de sus valores, de sus experiencias y de sus proyectos, según la deontología masónica.

Esta iniciativa tiene como vocación primera el promover y defender los valores de libertad, igualdad y fraternidad en un espíritu de libertad de conciencia y de tolerancia. No hay transmisión de la Luz sin la preparación del futuro para que la reciba.

Inscripciones en
http://www.aepl.eu
La cotización anual es de 15 euros.

La crónica de la reciente presentación en Barcelona puede leerse en el Blog El Masón Aprendiz

Joaquim Villalta
M.·. M.·. del Grande Oriente Ibérico
Miembro del Gran Capítulo General de España
Miembro del Círculo de Estudios del Rito Francés "Roëttiers de Montaleau"

22 d’octubre 2010

Reflexiones desde Marte o la falsa relatividad ritual

Me van a disculpar los lectores a quienes agradezco de corazón su seguimiento, que esta entrada se desvíe un poco de la línea de trabajo que habitualmente intento plasmar en este espacio. Pero dado que en otros sería censurado sin duda alguna, me voy a permitir esta licencia y apelando a su paciencia y comprensión. De vez en cuando la reflexión crítica construye, y hay ocasiones que lo merecen.

Afortunadamente en la actualidad disponemos de abundante material de reflexión, análisis, históricos y pedagógicos, así como de traducciones de originales franceses y del portugués en lengua española. Es lo suficientemente amplio como para que ya no nos quieran vender duros a cuatro pesetas, y que aquellos/as que lo deseen, como lo marca la propia cualidad masónica, conozcan la verdad de nuestro origen Ritual, su evolución y su proyección de valores, lejos de las acomodadas fórmulas de transmisión deforme que por desgracia se suceden por doquier.
Podría hacer referencias a artículos publicados en este mismo Blog, u otros autores fundamentales (Mollier, Dachez, Noël, Guerra, etc.) que clarifican las especificidades de nuestro Rito Frances o Rito Moderno, manifestando precisamente la grandeza de la libertad formal ritual pero siempre contenida en unas estructuras simbólicas fundamentales que tantos portaestandartes del rito siguen ignorando por desidia, cual contra-fuerza utilizando para ello plataformas Blogueras e internáuticas, y lo que es peor, arremetiendo a las labores constructivas con el argumento de la riqueza aportada entre la “interacción” de Ritos. Pero no lo hago, porque en Marte no se lee lo que no gusta escuchar.

Estos que mantienen el argumento por el cual el Rito es solo un vehículo de desarrollo o crecimiento, utilizan el calificativo “talibán” para todo aquel que les aparta de sus cortas perspectivas endogámicas, monotemáticas, donde para el caso, mejor valdría simplemente abrir y cerrar los Trabajos a golpe de mallete, porque su fundamento teórico o es inexistente o es simplemente, parcial. De hecho no sería novedad en la historia semejante modus operandi y que costó la extinción en Europa (sí, extinción) de todo lo construido en 1784 (espero que en Marte me sigan el hilo): basta un golpe para dar el pistoletazo de salida a los pavorrealismos profanos y transportarlos a la logia con afán de intentar brillar dentro a costa de lo que se conoce fuera, revestido, claro está, de una Cósmica Unidad disfrazada de filosofismo de tercera división.

El caso es que esa falsedad de vaciado simbólico que se le presuponía al RF indujo a la búsqueda de su renacimiento en Europa (que no en América puesto que ahí siempre se mantuvo desde su llegada) utilizando mecanismos diversos.
Todos respetables, sin duda, pero a elección del consumidor que, en su despertar seleccionó una vuelta a los orígenes, o reconstruyó un procedimiento formal y ritual basado en éste con algunas incorporaciones importadas de corte escocista.
Eso no es malo (ni bueno), pero hay que contar la historia completa y las verdades enteras. Sin duda, y por citar un ejemplo, en la versión Restablecido, se funden dos ternarios simbólicos que no suponen sorpresa alguna ya que el Rito Escocés Filosófico lo había hecho en su práctica ritual con disposición invertida, aunque al igual que éste, tiene claro el famoso ternario base de Tres Grandes Luces: Sol, Luna y Maestro de la Logia. Que lo cuenten en Marte también.

Personalmente prefiero el ternario Isósceles original, dispuesto así en el cuadrilongo, ya que despliega una lectura simbólica que concatena perfectamente con el quinario “Estrella” que puede desarrollarse del mismo a posteriori. Aunque claro, tal vez un debate simbólico al respecto no interesa. Había olvidado que en Marte eso es “pecata minuta” y puede despreciarse, por tanto. Aquí venimos a ser “Hermanos” y a filosofar: no importa, ya que eso es para los fundamentalistas.
Estos grandes masones de la unidad pueden simplemente, leer las introducciones de sus propios rituales de referencia y de los “Restablecidos” (leer todo el Corpus Ritual histórico de los Modernos sería pedirles demasiado). Ese pequeñísimo esfuerzo les bastaría para ponerse en situación y no cometer errores que incitan al desconcierto de los pobrecitos recién iniciados que les arengan dos máximas. Así no es de extrañar que “hay lo que hay”. Pero todo muta, y en este caso, solamente puede ser a mejor.

Es gracias a esos tildados fundamentalistas “talibanes” que un servidor conoce lo poco o mucho que sabe sobre el RF, y volví de Marte y de la Atlántida.
Pero no, por favor, curadores del pensamiento único: no busquen guerras rituales donde no las hay aunque entiendo que esa postura sea la más sencilla para esas pedazo de mentes pre-claras que lanzan misiles, eso sí, fraternalmente. Deben darse cuenta que es desde el respeto y la práctica de las múltiples manifestaciones de los Ritos, donde uno aprende a amar y conocer el suyo, y de ahí, proviene la posterior libertad de elección.
No quieran acallar voces intentando provocar descrédito sobre algunos que están a años luz en muchos sentidos. Eso está ya muy visto y estratégicamente, abocado al fracaso. No olviden que los Aprendices son aprendices, pero no ignorantes. Y piensan y todo. Y buscan e indagan. Aunque claro, igual esos Viajes se hacen difíciles por el tema de los reconocimientos “fetén”, vaya a ser que se les escape de las manos y caigan en desgracia en su estructura.
“Adhuc Stat”: perdón, eso es RER. Pero sirve para el caso, ¿verdad?

Joaquim Villalta
M.·. M.·. del Grande Oriente Ibérico
Miembro del Gran Capítulo General de España
Miembro del Círculo de Estudios del Rito Francés "Roëttiers de Montaleau"

15 d’octubre 2010

Nuevo Libro sobre el Rito Francés o Rito Moderno

Ficha técnica:
Autor: Joaquim Villalta
Título: En Oro y Azur. Reflexiones, estudios y ensayos sobre el Rito Francés
Editorial: masonica.es
Colección: Serie Roja
1ª edición, 2010
ISBN: 978-84-92984-25-1
Edición Impresa y Edición digital en PDF
Páginas: 260
Tamaño: 210 x 140 mm

DESCRIPCIÓN

Un libro erudito y documentado sobre la tradición masónica centrado en el Rito Francés o Moderno, tan mal conocido y casi olvidado durante décadas. Los estudios, análisis y recopilaciones de Joaquim Villalta aportan una luz nueva mediante las investigaciones vertidas sobre un rito que se distingue por su sencillez, filosofía, progresividad y linealidad. Restablece unas verdades documentadas sobre la primacía histórica del Rito Francés y sus relaciones turbulentas con otros ritos; sobre todo aclarándonos sus estructuras simbólicas fundamentales y las bases de aquellos valores propios del masón que son la fraternidad, el altruismo y la libertad intelectual, condición sine qua non para evitar la influencia de los despotismos y dogmas.

ÍNDICE

Prefacio, 15
Introducción, 19
El Rito Francés: ese gran desconocido, 23
Rito Francés y Rito Escocés Filosófico: consideraciones, 39
La disputa entre “Antiguos” y “Modernos”, 51
Pinceladas sobre el Rito Moderno, 61
Exposición sobre el Rito Francés. Por Roger Dachez, 89
La universalidad de las Constituciones de 1723 de la Gran Logia de Londres, 97
Respuestas a los contrasentidos históricos, 113
Sobre los Órdenes y Altos Grados, 129
El Grand Orient de Belgique, “Chef d’Ordre” del Rito Moderno, Rito Francés o Rito de Fundación, 153
El Gran Maestro marqués de Gages y las relaciones masónicas galo-belgas en el siglo XVIII, 163
El Rito Moderno y los Órdenes de Sabiduría en Portugal y Brasil, 179
El Rito Moderno, Rito histórico oficial del Grande Oriente de Brasil, 187
La Recepción del Maestro de la Logia, 193
Ceremonia de Instalación del Venerable Maestro, 199
Entrevista a un Francmasón, 209
La práctica de la Masonería como método iniciático, 217
Consideraciones sobre Cuadros de Logia de Tercer Grado, 225
El Rito como vehículo de propiedad Universal, 239
Epílogo, 251

http://masonica.es/en-oro-y-azur-p-151.html
http://masonica.es/en-oro-y-azur-edicion-digital-p-149.html
http://www.masonica.es/

01 d’octubre 2010

Los Grados 8 y 9: ¿tienen fundamento?

En este espacio hemos, creo, ampliamente abordado el tema de la génesis, distribución y reordenación de los Altos Grados de gran proliferación en el XVIII, bajo la estructura creada por el Gran Capítulo General de Francia del 1784 en la ocurrente distribución por familias conocidas con el término de Órdenes.
Hemos valorado asimismo desde diversos planos filosóficos e iniciáticos, la idoneidad de los mismos, controvertidos cuanto menos, así como escuchado voces reflexivas e incluso irónicas y ácidas, como las de Bésuchet , en esa vorágine de multiplicación de grados, la mayoría impracticables.

Nuestras investigaciones nos han hecho entender como ciertamente el Phylum iniciático del Rito Moderno finalizaba sin duda en el Rosacruz, un Cuarto Orden terminal siendo durante mucho tiempo el Nec Plus Ultra Masónico hasta el desembarco de la nueva estructuración propuesta por el REAA, que imponía su influencia en los altos grados con la habilidad de generar un paralelismo del R+ con su 18º, estrategia inteligente que hundía a la cumbre Moderna provocando la excitación de aquellos cuya posible ansia por las decoraciones y títulos impulsaba, cual resorte, a la búsqueda del más allá.
Así pues, el sistema del Gran Capítulo General, por más Quinto Orden universal definido en los RRGG del 1784 y codificado por el Metropolitano en el listado de 1801, no dejaba de ser un intangible para muchos, con la cual cosa, ya de facto, en el 1858 el ritual Murat se basaba sobre una progresión de siete grados en los que los tres primeros pertenecían al Rito Francés, y el resto, el Rosacruz 18º, Caballero Kaddosch 30º, Príncipe del Real Secreto 32º y Gran Inspector General 33º eran grados del Rito Escocés Antiguo y Aceptado. Resulta, pues difícil creer que esto fue fruto del simple azar. El sistema de los Órdenes de Sabiduría quedaba tocado de muerte.
En Holanda, tras la fundación en 1803 de la Orden de los Altos Grados tras la ocupación francesa, y muy potenciado en la actualidad su vigor y fuerza vía su nueva y remodelada web, se nos presenta ante el público una ininterrumpida práctica de más de 200 años del sistema de siete grados que supuestamente habría bebido su legitimidad de dicho contacto galo. Dejaremos para otra ocasión si esa legitimidad secuencial fue filial o realizada por analogía, pero lo que es indudablemente cierto, es que la práctica de todos los Órdenes no fue ininterrumpida, dado que, en realidad, no se conferían de la forma regularmente establecida. Me explico:

El Rito planteado tras el magisterio con los Grados de Elegido, Escocés, Caballero de Oriente y Soberano Príncipe Rosacruz mutó en su forma de ser conferido, dado que debido al carácter explícitamente cristiano del último grado se decidió prohibir conferirlo salvo por comunicación, confiriendo ritualmente sólo los tres anteriores. Esta prohibición duró tres años, hasta 1806, donde se dejó a criterio de los Capítulos la elección del método de concesión.
Sin embargo, en los siguientes 50 años, el sentir al respecto se revirtió radicalmente, decidiéndose en 1854 que desde esa fecha, el Grado de Rosacruz debería ser conferido ritualmente, mientras que los “Grados Intermedios” se harían por comunicación. Increíble, pero cierto: el tema se revertió cual calcetín.

Así pues, este sistema en Siete Grados con sus respectivas Órdenes de Sabiduría solamente se practicó ininterrumpidamente de forma Regular y legítima desde 1822 en Brasil.
Pero una vez pasado el tiempo, asentados los sistemas rituales, estratégicamente ubicados los sistemas relacionales entre Potencias Masónicas de Altos Grados, había que velar por llevar al Rito Moderno o Francés al lugar que siempre le correspondió, y este, jamás era estar en inferioridad de escalafón a ningún otro, dígase lo que se quiera sobre el phylum iniciático, el lanzar la mirada hacia todos los grados físicos y metafísicos de todos los sistemas. Eso ya era obvio de por sí, pero había que ir concretando.
Las soluciones para la activación, reactivación o desarrollo de este Vº Orden podían ser muchas y variadas (algunas más acertadas que otras), pero era menester encontrar en función de la incontestable legitimidad de la Potencia correspondiente, en este caso el Supremo Consejo del Rito Moderno, de Brasil, Chef d’Ordre Universal en cuanto a su práctica ininterrumpida e incluso única en un tiempo, buscar un método racional, lógico, con un mensaje coherente al espíritu del Rito Moderno y de un contenido incontestable.

Así pues pasaremos a exponer la distribución en 9 Grados (una distribución que comparto en lo personal por su coherencia y brillantez ritual, dicho sea de paso), ubicados el 8º y el 9º en el Vº Orden, expuesto mediante el análisis y argumentación dada por el M.•. Il.•. H.•. Antonio Onías Neto, Soberano Gran Inspector General Honorario del Supremo Consejo del Rito Moderno, con sede en Brasil:

Algunos Hermanos afirman que no existe fundamento histórico o institucional para la institucionalización de los Grados 8 y 9 para el Rito Moderno.
Veamos primero si históricamente existieron los grados citados anteriormente.
Respecto a este asunto, la publicación francesa “Le Rite Français Moderne - I. M. R. E. T. 1986” afirma en su página 36:

“Voici quelques extraits des “STATUS ET REGLEMENTS GÉNÉRAL DE FRANCE”, datés de 19 Mars 1784:
“Art. 28 - Toutes les formules différentes et multipliées seront classées et rangées suivant le grande dont elles dépendent. Chaque Grade ainsi classé será connu sous la dénomination d’Ordre.”
“Art. 29 - Le Grand Chapitre Général renfermera toutes les connaissances em cinq Ordres.........(siguiendo la explicación de cada Orden correspondiendo a los Grados Del 4 al 7 siendo este último El Caballero Rosacruz) ......”
“Le Cinquième Ordre comprendra tous les grades physiques et méta-physiques et tous les systémes, particulièrement ceux adoptés par des associations maçonniques em vigueur”.

Este Quinto Orden además de constituir una Academia o Conservatorio de diferentes grados y rituales al uso, siguiendo sus Reglamentos, se nos aparece, como lo afirma la obra referenciada, un Grado administrativo a comparar con los "Grados Blancos" del REAA.
Históricamente, además, encontramos em las páginas 56/57 del “Tuileur général de la francmaçonnerie, J. M. Ragon, Paris, Collignon , de 1861”:
“Rite Français:
“Kadosch, parfait initié - Grade philosophique, 5e. et dernier degré du Rite Français, dit aussi GRANDE ÉLU, CHEVALIER DE L’AIGLE BLANC ET NOIR - remplaçant le 30e. degré templier du Rite Écossais.” La obra prosigue con El Cuadro, El Cubridor del Grado, la descripción de lãs Cámaras, etc.
Semejante referencia Bibliográfica en la práctica de un Grado 8º dentro del Rito Moderno la vemos en Enciclopedia Masónica de la Editorial Kier, de México, en la página 808:
En la parte superior de la página: “RITO FRANCÉS O MODERNO” y después, en la inferior:
“8º Y ÚLTIMO DEL RITO FRANCES”
”KADOSH PERFECTO INICIADO”
“GRADO FILOSÓFICO”, siguiendo con los datos sobre el grado y su Cubridor.
“Vemos que el Supremo Conselho do Rito Moderno, aún pudiendo hacerlo legítimamente, no invento cosa alguna, basándose en usos debidamente documentados en la historia y práctica de nuestro Rito.
Tan solo se modificó el término Kadosh (sin c) para Kadosh-Filosófico - Caballero del Águila Blanca y Negra- Inspectores del Rito - para el Grado 8, asentados en los Grandes Consejos Estatales.
Por último, considerando la necesidad administrativa del Poder Central en la federación, se instituyó el Grado 9 Caballero de la Sabiduría- Gran Inspector del Rito del que hay indicios que hubo un tiempo en el que en Portugal llegó a funcionar, para los Grandes Inspectores del Rito, agrupados en el Supremo Conselho do Rito Moderno, que tiene carácter nacional.


Joaquim Villalta
M.·. M.·. del Grande Oriente Ibérico
Miembro del Gran Capítulo General de España
Miembro del Círculo de Estudios del Rito Francés "Roëttiers de Montaleau"