15 de novembre 2010

Jornada de Reflexión y Estudio sobre el Rito Francés o Moderno

Crónica elaborada por el H.·. Víctor Guerra y publicada en Masonería Siglo XXI
Por primera vez en toda la historia de la Iberia masónica (España y Portugal) dos logias como Estrela del Norte nº 533 al Oriente Porto , y Harmonía nº 524 al Oriente de Braga; logias que trabajan bajo los auspicios del Grande Oriente de Lusitano (GOL), y las cuales con sus dos VV.·. MM.:. Antero de Quental y el Hermano Trajano al frente, establecieron en el marco de la Academia V Imperio, al Oriente de Arcos de Valdevez (Viana do Castelo), y en un marco incomparable como fueron las instalaciones de la Quinta de Parada do Vez, un ENCUENTRO Y JORNADA DE ESTUDIO SOBRE EL RITO FRANCES o MODERNO.
Estandartes de las Logias anfitrionas

A esa Jornada que se desarrolló durante toda la jornada del 13 de noviembre, asistimos como invitados para presentar el Círculo de Estudios de Rito Francés Roëttiers de Montaleau y sus publicaciones, que ya son varias, Joaquim Villalta y el que suscribe.


Con la presencia de unos 60 Hermanos de las logias citadas y de otras de la zona, tanto del GOL, como del GOI/Federación Portuguesa, abría una jornada el Hermano Antero do Quental con el objetivo de la jornada, en el que había la proyección de una película sobre la masonería, para posteriormente pasar a un desarrollo más didáctico sobre los oficios y oficiales de la logia desde la perspectiva del Rito Francés, pero no solo desde un marco teórico, sino con la exposición personal de los Hermanos ejercientes, los cuales exponían sus experiencias , sus logros y problemáticas, incidiendo como bien exponía el Hermano Orador Montesquieu, que con independencia del cargo ejercido, lo ideal era buscar el perfil ideal del hermano en cuestión para ejercer ese puesto, no perdiendo de vista en el caso del Secretario que además de constatar la memoria histórica de la logia, debe ser leído como tal libro de arquitectura como una bella historia de persecución de un ideal.
Tras el debate intenso se dio por concluida la primera parte, que tras un ágape frugal y en medio de una pertinaz lluvia, comenzó la segunda parte donde el Círculo de Estudios de Rito Francés Roëttiers de Montaleau se enfrentaba al reto de exponer su periplo como grupo de investigación y explicar el amplio abanico de singularidades que tiene un rito fundacional como es el RITO FRANCES o MODERNO.

Tras la intervención del que suscribe como presidente, y autor de la puesta en marcha del Círculo, en cuya exposición se recalcó la pluralidad de tendencias y diversidad de Hermanos que trabajan en el Circulo de Estudios de Rito Francés, con una total independencia en el campo investigativo y personal, y como no, Obediencial, que rige en el espíritu de nacimiento del Círculo, cuya vocación es ser un “ente y marco” de reflexión y estudio fuera de las órbitas obedienciales, bien sean del GODF, del GOI, u otros, ya que hay Hermanos que trabajan en el Circulo que son de otras obediencias, incluso de las calificadas como “Masonería de Tradición”.


Momento de la Intervención en la mesa los integrantes del Circulo y el Hermano Antero de Quental

Tras esta intervención le tocó el turno al Hermano Joaquim Villalta, que expuso las directrices histórica en las que se movió el Rito Francés o Moderno, y sus singularidades, lo que una vez más vino a plasmar de viva voz lo expuesto en los libros que ha editado Masónica.es: Rito Francés (historia, desarrollo y prospectiva) de Víctor Guerra, y En Oro y Azur de Joaquim Villalta.

Su ponencia vino a recalcar la singularidad de un marco de trabajo como es el Rito Francés o Moderno y su obra culmen el Régulateur du Maçon, que el Círculo de Estudios de Rito Francés ha traducido y analizado por primera vez al castellano y que ha sido editada por Masonica.es, hasta ahora se han editado producto del trabajo del Circulo el Ritual de 1º Grado; y el Ritual de Banquetes, aparte de las obras de los ya citados autores y la coordinación de la Revista Cultura Masonica dedicada al RITO FRANCES nº 2
Esta prolija y didáctica exposición vino precedida de un intenso debate que nos llevó a una sesión de casi tres horas en donde se demostró la querencia y el interés por el Rito Francés, y que conllevó a su vez una exposición práctica cobre algunos aspectos y maniobras rituales, lo que nos está indicando la falta de unos memoranduns de trabajo de corte didáctico que nos orienten en el desarrollo de nuestro rito.

Se cerró el acto con la proyección de un video cobre los Republicanos Arcuenses entre los que se encontraba el francmasón Germano Amorin, siéndonos entregado por un descendiente un trabajo sobre dichos Republicanos de Valdevez.



Tras esto el cierre de los trabajos se hizo de forma ritual en nuestro rito, y se nos hizo entrega a los ponentes de la Medalla de la logia, a la vez que entregamos un ejemplar de todas nuestras publicaciones a las logias anfitriones, siendo a su vez entregados a todos los participantes el diploma acreditativo de tal evento.
Dimos así por cerrada la sesión de trabajo, única en la Iberia del siglo XXI, con una fraterno ágape donde el Hermano Trajano dio los fraternales saludas tan característicos como personales.

Para el Círculo de Estudios de Rito Francés Roëttiers de Montaleau, y para los Hermanos participantes ha sido todo un reconocimiento a la labor y desarrollo, más allá de nuestras locales fronteras (las mentales y las periféricas) de nuestro intenso trabajo sobre el Rito Francés, el cual está despertando interés fuera de esos marcos, como bien demuestra la invitación de unos Hermanos a los cuales no conocíamos y con los cuales cerramos marcos de colaboración; ese interés se muestra también en las cifras de visitantes de nuestros órganos de expresión la pagina del propio Circulo y los blogs que manejamos que conforman los Anillos del Rito Francés, que contarán también en breve con una Revista en castellano dedicada al RITO FRANCES, y una Logia de Investigación para trabajar y y ahondar sobre los Rituales de los “Modernos”.

De Arcos de Valdevez, no solo trajimos el recuerdo de jóvenes Hermanos que nos recodaban tanto a los nuestros en España, con la diferencia del ansia de conocer y saber más acerca del Rito en que trabajan por encima de peculiaridades y singularidades personales u Obedienciales. Lo que es toda una lección a tener en cuenta, sino que nos trajimos un espíritu de colaboración y de un “saber hacer” Gracias por tanto a las logias y a los Hermanos que allí nos acogieron.

Nota:
Víctor Guerra, M.·. M.·. del Gran Oriente de Francia, miembro del Grand Chapitre Général du Grand Orient de France.
Presidente del Círculo de Estudios del Rito Francés "Roëttiers de Montaleau".

Joaquim Villalta, M.·. M.·. del Grande Oriente Ibérico, miembro del Gran Capítulo General de España - Supremo Consejo del Rito Moderno para España.
Secretario del Círculo de Estudios del Rito Francés "Roëttiers de Montaleau".

10 de novembre 2010

Jornada de Estudios y Conferencia en Braga, Portugal

Organizada por las Logias “Estrella do Norte” y “Harmonía” del Grande Oriente Lusitano se llevará a cabo en la ciudad de Braga, Portugal, una jornada de formación, reflexión y estudios sobre el Rito Francés o Moderno el sábado 13 de Noviembre de 2010.

Dentro de las actividades programadas, los Hermanos Víctor Guerra (Gran Oriente de Francia, Grand Chapitre Général du GODF) y Joaquim Villalta (Grande Oriente Ibérico, Gran Capítulo General de España – Supremo Consejo del Rito Moderno para España) efectuarán una conferencia sobre el “Régulaterur du Maçon” analizando entre otros aspectos los elementos y estructuras simbólicas fundamentales del Rito Francés o Moderno, las evoluciones rituales y concretamente la regulación de 1783/1786-1801.
Las recientes publicaciones de Víctor Guerra “Rito francés: historia, reflexiones y desarrollo y de Joaquim Villalta “En Oro y Azur: reflexiones, estudios y ensayos sobre el Rito Francés o Moderno”, así como los trabajos editados por el Círculo de Estudios del Rito francés Roëttiers de Montaleau” (únicas obras en lengua española consagradas al análisis e investigación de este Rito) servirán de base histórica, conceptual y filosófica desde donde se pretenderá proyectar la vigencia, esencia y perennidad de los valores del Rito Moderno, Rito Francés o Rito de Fundación, donde Tradición y Modernidad se conjugan acorde a los principios humanísticos y universales de la Orden y que hacen que este Rito experimente una gran aceptación y creciente expansión como vehículo ritual en cada vez más Logias del mundo.

Excelente iniciativa, por tanto, la de estas jornadas, a cuyo transcurso y contenido pormenorizado dedicaremos una más amplia entrada en este espacio.

Joaquim Villalta
M.•. M.•. del Grande Oriente Ibérico
Miembro del Gran Capítulo General de España – Supremo Consejo del Rito Moderno para España
Miembro del Círculo de Estudios del Rito Francés "Roëttiers de Montaleau"

31 d’octubre 2010

La Federación Europea de Francmasones

¿Qué es la Federación Europea de Francmasones?

La construcción europea es la más grande aventura política, económica, social y cultural de nuestra época en la que nos es posible participar. Esta construcción tiene como meta principal detener la violencia que durante siglos ha dividido a los europeos. Pero la evolución de Europa no se construye sin obstáculos. La reunificación de un gran número de países del Este y del Oeste está dando lugar a tensiones económicas y sociales, a la vez que dentro de nuestra sociedad asistimos a la formación de corrientes integristas, cuyos valores son diametralmente opuestos a nuestros valores masónicos. Durante demasiado tiempo la masonería ha estado ausente tanto del proceso europeo como de la evolución de la sociedad europea. No debe quedarse por más tiempo fuera de su construcción; debe reflexionar sobre cómo conseguir que “vivamos todos juntos”. En una Ciudad y en una Europa en plena evolución, una masonería activa no reposa sobre sus laureles ni se refugia en su pasado. Así pues, es más que nunca necesario que la masonería defina su actitud ante situaciones diversas. Hoy, la masonería europea debe tener el valor de volver a identificar sus verdaderos valores y de promoverlos fuera del Templo. En una palabra, debe tomar de nuevo la iniciativa de convertirse en una masonería de reflexión y de acción y, si es necesario, en una masonería de combate. Con este espíritu unos cuantos masones fundaron hace ya tres años la Federación Europea de la Francmasonería (FEFM). Esta federación ha nacido basada en el deseo de un gran número de hermanos y hermanas de participar activamente, en este comienzo del siglo XXI, en los debates de nuestra sociedad. La FEFM se dirige al masón íntegro, en su calidad de masón, fuera de cualquier grado, obediencia, orden o jurisdicción.
Se compone de hermanos y hermanas de obediencias que operan en Europa. Para asociarse a la FEFM basta con afiliarse individualmente, con independencia de la pertenencia a su logia u obediencia. La FEFM tiene como objetivo el promover el diálogo intra masónico. Igualmente su meta consiste en reunir a hermanos y hermanas dentro de una red europea, con el fin de que su voz colectiva pese no sólo en los debates relacionados con la sociedad en general, sino muy particularmente a nivel del diálogo con las instituciones europeas.

Sus actividades consisten en un conjunto de iniciativas en línea con los objetivos de la Declaración de principios, entre los cuales citaremos la organización de un encuentro anual, coloquios, seminarios, creación de un foro de discusión en Internet y difusión de un boletín informativo. La masonería europea se fracciona en base a su nacionalidad, y dentro de cada nación en diferentes órdenes, obediencias y jurisdicciones. Todas estas agrupaciones masónicas no tienen una verdadera estrategia coordinada y menos aún la tienen a nivel nacional, europeo o mundial. Evidentemente, la masonería es Universal. ¿Pero no es esta afirmación una manera simbólica de hablar, y no una realidad?
El CLIPSAS o el EME que reúnen a diferentes obediencias, son tentativas de coalición, pero sólo agrupan una parte de la masonería europea y universal. En realidad, sus objetivos no son en absoluto los mismos que los de la FEFM/AEPL.

Sin cuestionar los principios fundamentales de nuestras diferentes obediencias y representando a los hermanos y hermanas en sus identidades y tradiciones, la FEFM parte del principio de que para conseguir una mejor interacción entre la francmasonería y el mundo profano es necesario crear un espacio de libertad de expresión fuera de rituales y obediencias. Unidos por una metodología masónica y un ideal comunes, invitamos a los francmasones a divulgar sus inconfundibles valores de progreso y de emancipación, fruto del Siglo de la Ilustración. Con el propósito de trasladar el ideal masónico hacia el exterior, la FEFM ha creado un instrumento específico que actúe como su voz externa profana. Se trata de la Asociación Europea del pensamiento Libre (AEPL). A diferencia de la FEFM, que es una asociación de hecho que garantiza el anonimato de sus miembros, la AEPL es una entidad dentro del derecho belga (en la que solamente se publica en el Monitor belga el nombre de los miembros del consejo de administración), con sede social en Bruselas, debido a su proximidad con las instituciones europeas.
La AEPL tiene por misión la representación de la FEFM en el mundo profano. Ya han sido creadas secciones nacionales de la FEFM y otras están en vías de creación en cada uno de los países miembros de la Unión.
Los trabajos de la FEFM se efectúan en francés e inglés, pero llegado el caso, las secciones nacionales pueden utilizar la lengua del país en mensajes e informaciones. Puesto que las instituciones europeas están teniendo cada vez más influencia en la evolución de la sociedad, es deber de la francmasonería estar presente en este debate trascendental del futuro.
La FEFM cuenta actuar conjuntamente con las instituciones europeas y participar, entre otros temas, en el diálogo previsto en el Tratado de Lisboa, con la misma legitimidad que lo hacen las Iglesias y las asociaciones filosóficas. Además, la FEFM insiste en la importancia de formar una sociedad en la que la comunicación entre las diferentes culturas se base en el reconocimiento y el respeto mutuo, según los principios interculturales.
Basándose en la certeza de que la francmasonería es germen inestimable de competencias, la FEFM espera concienciar a los masones y despertar una sinergia entre los diferentes talentos que se encuentran en el seno de la francmasonería europea, con el fin de transmitir el mensaje masónico de manera eficaz y operativa. La difusión de nuestros valores dentro de la sociedad civil y más concretamente dentro del ámbito juvenil, podría concretizarse en una contribución activa de los miembros de la FEFM en el campo de la expresión cultural y artística, por medio de libros, bocetos, dibujos animados, películas, música, obras de teatro, pinturas, esculturas, etc. Todas las actividades de la FEFM se harán según el método masónico (sin ritual) de escuchar y aceptar al prójimo, garantizando así la expresión de un pensamiento libre, exento de prejuicios, con el fin de favorecer el diálogo dentro del ámbito de valores que no son propios. Los masones europeos podrán así dar testimonio de sus valores, de sus experiencias y de sus proyectos, según la deontología masónica.

Esta iniciativa tiene como vocación primera el promover y defender los valores de libertad, igualdad y fraternidad en un espíritu de libertad de conciencia y de tolerancia. No hay transmisión de la Luz sin la preparación del futuro para que la reciba.

Inscripciones en
http://www.aepl.eu
La cotización anual es de 15 euros.

La crónica de la reciente presentación en Barcelona puede leerse en el Blog El Masón Aprendiz

Joaquim Villalta
M.·. M.·. del Grande Oriente Ibérico
Miembro del Gran Capítulo General de España
Miembro del Círculo de Estudios del Rito Francés "Roëttiers de Montaleau"

22 d’octubre 2010

Reflexiones desde Marte o la falsa relatividad ritual

Me van a disculpar los lectores a quienes agradezco de corazón su seguimiento, que esta entrada se desvíe un poco de la línea de trabajo que habitualmente intento plasmar en este espacio. Pero dado que en otros sería censurado sin duda alguna, me voy a permitir esta licencia y apelando a su paciencia y comprensión. De vez en cuando la reflexión crítica construye, y hay ocasiones que lo merecen.

Afortunadamente en la actualidad disponemos de abundante material de reflexión, análisis, históricos y pedagógicos, así como de traducciones de originales franceses y del portugués en lengua española. Es lo suficientemente amplio como para que ya no nos quieran vender duros a cuatro pesetas, y que aquellos/as que lo deseen, como lo marca la propia cualidad masónica, conozcan la verdad de nuestro origen Ritual, su evolución y su proyección de valores, lejos de las acomodadas fórmulas de transmisión deforme que por desgracia se suceden por doquier.
Podría hacer referencias a artículos publicados en este mismo Blog, u otros autores fundamentales (Mollier, Dachez, Noël, Guerra, etc.) que clarifican las especificidades de nuestro Rito Frances o Rito Moderno, manifestando precisamente la grandeza de la libertad formal ritual pero siempre contenida en unas estructuras simbólicas fundamentales que tantos portaestandartes del rito siguen ignorando por desidia, cual contra-fuerza utilizando para ello plataformas Blogueras e internáuticas, y lo que es peor, arremetiendo a las labores constructivas con el argumento de la riqueza aportada entre la “interacción” de Ritos. Pero no lo hago, porque en Marte no se lee lo que no gusta escuchar.

Estos que mantienen el argumento por el cual el Rito es solo un vehículo de desarrollo o crecimiento, utilizan el calificativo “talibán” para todo aquel que les aparta de sus cortas perspectivas endogámicas, monotemáticas, donde para el caso, mejor valdría simplemente abrir y cerrar los Trabajos a golpe de mallete, porque su fundamento teórico o es inexistente o es simplemente, parcial. De hecho no sería novedad en la historia semejante modus operandi y que costó la extinción en Europa (sí, extinción) de todo lo construido en 1784 (espero que en Marte me sigan el hilo): basta un golpe para dar el pistoletazo de salida a los pavorrealismos profanos y transportarlos a la logia con afán de intentar brillar dentro a costa de lo que se conoce fuera, revestido, claro está, de una Cósmica Unidad disfrazada de filosofismo de tercera división.

El caso es que esa falsedad de vaciado simbólico que se le presuponía al RF indujo a la búsqueda de su renacimiento en Europa (que no en América puesto que ahí siempre se mantuvo desde su llegada) utilizando mecanismos diversos.
Todos respetables, sin duda, pero a elección del consumidor que, en su despertar seleccionó una vuelta a los orígenes, o reconstruyó un procedimiento formal y ritual basado en éste con algunas incorporaciones importadas de corte escocista.
Eso no es malo (ni bueno), pero hay que contar la historia completa y las verdades enteras. Sin duda, y por citar un ejemplo, en la versión Restablecido, se funden dos ternarios simbólicos que no suponen sorpresa alguna ya que el Rito Escocés Filosófico lo había hecho en su práctica ritual con disposición invertida, aunque al igual que éste, tiene claro el famoso ternario base de Tres Grandes Luces: Sol, Luna y Maestro de la Logia. Que lo cuenten en Marte también.

Personalmente prefiero el ternario Isósceles original, dispuesto así en el cuadrilongo, ya que despliega una lectura simbólica que concatena perfectamente con el quinario “Estrella” que puede desarrollarse del mismo a posteriori. Aunque claro, tal vez un debate simbólico al respecto no interesa. Había olvidado que en Marte eso es “pecata minuta” y puede despreciarse, por tanto. Aquí venimos a ser “Hermanos” y a filosofar: no importa, ya que eso es para los fundamentalistas.
Estos grandes masones de la unidad pueden simplemente, leer las introducciones de sus propios rituales de referencia y de los “Restablecidos” (leer todo el Corpus Ritual histórico de los Modernos sería pedirles demasiado). Ese pequeñísimo esfuerzo les bastaría para ponerse en situación y no cometer errores que incitan al desconcierto de los pobrecitos recién iniciados que les arengan dos máximas. Así no es de extrañar que “hay lo que hay”. Pero todo muta, y en este caso, solamente puede ser a mejor.

Es gracias a esos tildados fundamentalistas “talibanes” que un servidor conoce lo poco o mucho que sabe sobre el RF, y volví de Marte y de la Atlántida.
Pero no, por favor, curadores del pensamiento único: no busquen guerras rituales donde no las hay aunque entiendo que esa postura sea la más sencilla para esas pedazo de mentes pre-claras que lanzan misiles, eso sí, fraternalmente. Deben darse cuenta que es desde el respeto y la práctica de las múltiples manifestaciones de los Ritos, donde uno aprende a amar y conocer el suyo, y de ahí, proviene la posterior libertad de elección.
No quieran acallar voces intentando provocar descrédito sobre algunos que están a años luz en muchos sentidos. Eso está ya muy visto y estratégicamente, abocado al fracaso. No olviden que los Aprendices son aprendices, pero no ignorantes. Y piensan y todo. Y buscan e indagan. Aunque claro, igual esos Viajes se hacen difíciles por el tema de los reconocimientos “fetén”, vaya a ser que se les escape de las manos y caigan en desgracia en su estructura.
“Adhuc Stat”: perdón, eso es RER. Pero sirve para el caso, ¿verdad?

Joaquim Villalta
M.·. M.·. del Grande Oriente Ibérico
Miembro del Gran Capítulo General de España
Miembro del Círculo de Estudios del Rito Francés "Roëttiers de Montaleau"

28 de juny 2010

Rito Francés: Nuevo libro coordinado por Víctor Guerra

Tras leer la obra propuesta por el amigo y Hermano Víctor Guerra, tengo un profundo sentimiento de gratitud, una estimación que viene dada como sumatorio de diversos componentes acerca de múltiples factores.
En primer lugar destacaría su practicidad. Una obra, diría yo, única a día de hoy, que puede resultar tremendamente útil tanto para miembros de la Orden como para aquellos que simplemente pretendan aproximarse al Rito Francés o Moderno a través de un material fiable y contrastado. Sin embargo, a poco que el lector profundiza en este compendio de diversos trabajos y reflexiones, aprecia que su valor es extrapolable a la Francmasonería “toda”. Como no podía ser de otro modo, apreciamos como el Rito Francés, último vestigio del Rito de los Modernos, contiene el elixir, la esencia simbólica y filosófica de la masonería tal y como hoy día la concebimos, en estado puro, con ese espíritu ecuménico y universal con el que fue engendrada en sus orígenes fundacionales, allá en el 1717, donde la francmasonería no tenia calificativo alguno.
Es esta tradición indivisa del Rito de los Modernos, el que a principios del siglo XIX sería denominado Rito Francés o Moderno para diferenciar de otros más novedosos, donde se ha conservado la fidelidad de sus principios originales tanto a nivel formal como conceptual.
Me parece sobremanera importante destacar que esa fidelidad formal, debe siempre entenderse dentro de una estructura o esquema simbólicos fundamentales. Por otra parte, la fidelidad filosófica, ética y conceptual puede muy bien comprobarse analizando los contenidos de sus evoluciones rituales y contrastarlas con el mensaje “Universal” constitutivo de 1723 redactado por la hábil pluma de Désaguliers.

La trayectoria de Víctor Guerra ha sido ejemplo para muchos de nosotros tanto en el plano masónico, como masonológico. Como francmasón, este Hermano nos muestra su compromiso adquirido como miembro de la Orden tomando consciencia de que solamente desde la rigurosa autoevaluación, el contraste y la búsqueda independiente, sin condicionantes extra-masónicos, como hombre libre en mayúsculas, puede acercarse a esa utópica verdad en sus múltiples manifestaciones. En esta labor que requiere altísimas dosis de energía y de entusiasmo, se precisan de materiales y referentes que, desgraciadamente, nuestra bibliografía en lengua española y nuestra fracturada tradición se muestra deficiente, incompleta o precaria. Una tarea compleja que le llevará, no sin dificultades, a tener el apoyo y beber de las fuentes más reputadas y contrastadas de la masonología contemporánea, a llevar a cabo un viaje al pasado partiendo del análisis de las bases rituales de finales del XVII y principios del XVIII, así como a vivir, in situ, la masonería francesa tanto a nivel logial como capitular.
Todo este proceso de búsqueda, análisis, intercambio, contraste y reflexión nos lleva sin duda alguna a una destilación que con frecuencia resulta ser un “producto” alejado de lo preconcebido o falsamente heredado por una transmisión oral errática.
Es ahí donde la asunción de las incontestables realidades redescubiertas hace tambalear falsas teorías o leyendas infundadas. Sin embargo, el resultado que aparece ante nuestros ojos no es menos digno que aquel otro fruto de la fantasía, generado por los siempre amantes de lo oculto y de lo mágico. Esos tienen su espacio, pero éste no es el francmasónico “stricto sensu”.
Como antes apuntaba, cuando analizamos los orígenes del Rito Francés, estamos estudiando los orígenes mismos de la masonería. Los que humildemente hemos indagado en este terreno, apreciamos al principio con cierto estupor el “décalage” del estado de la cuestión masonológica con respecto a otros países como Francia, Bélgica, Inglaterra u Holanda, por citar unos pocos ejemplos. Es en ese instante cuando iniciativas como las llevadas a cabo por Víctor Guerra pueden devenir útiles y del todo imprescindibles. Este hermano nos acerca materiales de alta calidad accesibles en la lengua de Cervantes, proporcionando nuevos puntos de vista, muy elaborados y contrastados. Nos allana el camino de una búsqueda iniciada ya por él años atrás, y si bien obviamente la vivenciación masónica es de ámbito personal, lo indiscutible, palpable y científicamente demostrable relativo a nuestra Orden, es un instrumento que debe permitir nuestro mejor progreso sin desviaciones ajenas ab initio.

Es pues una gran responsabilidad para todo miembro de la Orden, y máxime desde el Magisterio, el contenido de aquello que se transmite como tradición ininterrumpidamente. Así, esta obra que tengo entre mis manos, será sin duda también una obra “fundamental” para los hermanos Vigilantes con una bien cubierta base historiográfica, pero asimismo, el autor nos contagiará con su actitud preguntante, indagadora, inquieta. ¿Quién ha dicho que el francmasón deba ser conformista?
Sólo puede encontrar el que busca, y además de las temáticas compendiadas en este volumen, el lector hallará inmanente ese espíritu de cuestionamiento y de filtrado, de separar la paja del grano, y de poner algo más de luz y de orden a cierto caos conceptual.

Aquellos que conocemos y hemos tenido el placer de trabajar y colaborar con Víctor Guerra, le hemos escuchado en más de una ocasión utilizar el símil del Rito Francés al de la decoración de una celda cartuja, sobria, sin suntuosidad y libre de todo exceso o contaminación. Cuanto me recuerda este punto de vista con el símil “nutricionista” del Hermano Louis Negrel cuando afirmaba en una de sus obras que “entre los productos del jardín salidos de plantas vigorosas y no habiendo sufrido hibridaciones por azar, situaría el Rito Francés Moderno…. Tres características del Rito Francés Moderno hacen de éste un producto a mi gusto, y justifican por sí mismas su práctica: su Sobriedad, su Rigor y su Coherencia.”
Al exponer esta reflexión, no pretenda el lector ver un “choque o confrontación entre Ritos”. Tal lectura, además de precipitada, obedecería a prejuicios infundados y sería además incierta. Simplemente, y respetando obviamente la libertad individual, esta elección es de una importancia primordial, ya que de ella dependerá nuestro equilibrio, primer paso hacia nuestra Realización, tal vez sólo plausible ya bastante adentrados en nuestra experiencia masónica. Pero para que haya tal opción, es preciso restituir, bajo mi punto de vista, un rito que ha sido vilipendiado por desconocido, cayendo en el infundado tópico de ser más pobre o vacío simbólicamente o, en otras ocasiones, sacrificado por cuestiones ajenas a lo meramente masónico.

Es en este redescubrimiento y labor pedagógica alrededor del Rito Francés donde Víctor Guerra se muestra como punta de lanza, referente de la masonería hispanoparlante, desde sus trabajos individuales hasta en sus labores de coordinación de proyectos como pueden ser los generados por el Círculo de Estudios del Rito Francés “Roëttiers de Montaleau”, el cual preside. Una labor que no todos entienden, pero que una inmensa mayoría agradece y sabe valorar.

Esperamos pues, con impaciencia, sus siguientes trabajos. Seguro que de ellos beberán futuras generaciones que ahora ocupan la Columna del Norte.

Ficha técnica: http://masonica.es/rito-frances-p-61.html

Joaquim Villalta
M.•. M.•. de Rito Francés del Grande Oriente Ibérico
Miembro del Gran Capítulo General de España
Secretario del Círculo de Estudios del Rito Francés “Roëttiers de Montaleau”