20 de novembre 2017

El Gran Oriente de Colombia: la ejemplar herencia masónica de las “Tres Virtudes Teologales” de Cartagena


El pasado día 11 de noviembre de 2017 se celebró el 206 aniversario de la proclamación de Independencia de Cartagena (Colombia). La ciudad de Cartagena de Indias, fue la primera del Virreinato de la Nueva Granada en declarar su Independencia absoluta de la monarquía española. Esta efeméride histórica genera además una indescriptible emoción en todos aquellos amantes y miembros de la Orden, conscientes de los valores individuales e ideales que trascendieron y desembocaron en compromisos sociales, apostando por la libertad emancipadora, aunque ello conllevara el costo del sacrificio. 
Fue en el “Camellón de los Mártires de Cartagena” donde el 24 de febrero del año 1816 (después de la toma de Cartagena el 6 de diciembre de 1815 por Pablo Morillo) Manuel del Castillo Rada, Martín Amador, Santiago Stuart, Antonio José de Ayos, José María García de Toledo (miembro de “Las Tres Virtudes Teologales”), Miguel Díaz Granados, Manuel Aguiano, José María Portocarrero y Pantaleón Germán Ribón fueron ejecutados, conocidos desde entonces como los “Nueve Mártires de Cartagena”.

A este acto conmemorativo asistieron altas dignidades del “Gran Oriente de Colombia”, con sede en Cartagena, presidido por su Serenísimo Gran Maestro Milciades Osorio Díaz. Precisamente el Muy Ilustre Hermano nos recuerda que, de los quince firmantes del Acta de Independencia de 1811, tres eran miembros activos y cotizantes de la Muy Respetable Logia "Las Tres Virtudes Teologales" y otros muchos integrantes de la Logia tuvieron activa participación para la toma de esta decisión.

La masonería se introdujo en Norteamérica, así como en Suramérica por el Caribe, hacia finales del siglo XVIII, generando una riqueza e intercambio cultural y ritual proveniente tanto de las Islas británicas como de Francia principalmente, así como del resto de Europa continental. La Orden trajo consigo también las ideas de la Ilustración, propagando nuevos conceptos y pensamientos libertarios allá donde reinaba generalmente la intransigencia ideológica, teológica y desigualdad social contrastada en grado sumo.

Dentro de este rico contexto masónico, el “Gran Oriente de Colombia” con el paso de los años ha conseguido aglutinar y refundar en “cuerpo y alma” las Respetables Logias más representativas tanto histórica como ideológicamente de la masonería americana. Así podríamos citar escuetamente a las relevantes Muy Respetables Logias:

“Las Tres Virtudes Teologales”, fundada en 1808 en Cartagena, con Carta Patente para trabajar los grados de aprendiz, compañero y maestro (en un entorno de Rito Escocés Antiguo y Aceptado casi con toda seguridad, si bien la estructura en masonería azul de dichos grados no estaba regulada como tal en ese Rito durante dichas fechas y era casi idéntica al modelo ritual simbólico del Rito Francés o Moderno) expedida por la Gran Logia Provincial de Jamaica (Kingston), la cual estaba jurisdiccionada a la Gran Logia de Inglaterra (nombre que tomó en 1738 y que no modificó hasta el Acta de Unión de 1813 adoptando el de Gran Logia Unida de Inglaterra) y  obligada a cesar sus trabajos en 1828 por la prohibición del Libertador Simón Bolívar para trabajar las Logias Masónicas en el país, fijada mediante Decreto expedido en Noviembre 8 de dicho año.

“Respetable Logia Britania”, que funcionó en la ciudad de Cartagena de Indias entre 1770 (o 1774) y 1815, trabajaba bajo los auspicios de la Gran Logia Provincial de Jamaica, dependiente de la Gran Logia de Inglaterra (en su primera fase Gran Logia de Londres y de Westminster).

“Respetable Logia la Beneficencia” fundada en 1821 en Cartagena, con Carta Patente expedida por la Gran Logia Provincial de Jamaica (Kingston), ya plenamente vinculada al despliegue del “Rito Escocés Antiguo y Aceptado” en sus diversos altos grados y líneas concomitantes (Charleston y Santo Domingo, provenientes de una misma línea de filiación) la cual estaba también jurisdiccionada a la Gran Logia Unida de Inglaterra en la masonería simbólica.

“Respetable Logia La Fraternidad” (cuyo primer nombre fue “Libertad de Colombia”) es creada en 1820 en Bogotá por Francisco de Paula Santander, y dependiente también de la Gran Logia Provincial de Jamaica, llegando a ser Santander una importante figura de la masonería americana posteriormente, siendo investido con el Grado 33º por el Supremo Consejo del Grado 33º de Caracas (continuación del Instaurado por Joseph Cerneau en 1824 y representando él mismo para este magno evento al Supremo Consejo de los Estados Unidos de América, sus Territorios y Dependencias) y el Supremo Consejo del Grado 33º de Cartagena lo honró con el título de Gran Protector de la Masonería Colombiana.

Otras dignísimas, aunque más recientes Respetables Logias para mencionar, entre otras, son:

“Respetable Logia Guardianes de la libertad”
“Respetable Logia Los Hijos de la Luz del Valle de Plato”

Hablar de la Respetable Logia “Las Tres Virtudes Teologales” es referirnos a la masonería americana en estado puro, es referirse a la incesante y constructiva Labor en pro de la Orden del Gran Oriente de Colombia.
El “Gran Oriente de Colombia” es una Potencia Masónica Soberana e Independiente, de influencia trasnacional, que supervisa la regularidad del funcionamiento del Rito Moderno o Francés en los grados Simbólicos, constituyendo una jurisdicción suprema, con Carta Patente otorgada por el Gran Oriente de Francia en 1989. Asimismo, también con Patente del Gran Oriente de Francia y del Gran Capítulo General del Rito Francés de España, ostenta la práctica regular de los Cinco Órdenes de Sabiduría del Rito Francés o Moderno a través del Gran Capítulo General del Gran Oriente de Colombia – Sublime Consejo del Rito Francés Moderno del Gran Oriente de Colombia, siendo su “Muy Sabio y Perfecto Gran Venerable” y “Supremo Comendador” el Muy Ilustre Hermano Milciades Osorio Díaz, Vª Orden.

Así, desde su sede central e histórica en Cartagena, sólidamente fundamentada en el espíritu ejemplar emanado desde sus orígenes por la Respetable Logia “Las Tres Virtudes Teologales” el Gran oriente de Colombia, promueve y contribuye al desarrollo cultural, social y económico de la República de Colombia, procurando mejorar la calidad de vida de todo ser humano y desarrollando los principios universales de Libertad, Igualdad y Fraternidad.

Muestra de esa implicación, visión de futuro, modernidad, tradición y grandeza masónica, el Gran Oriente de Colombia es cofundador de la Unión Masónica Universal del Rito Moderno, creando permanentemente puentes reales de trabajo masónico a fin de hacer más sólida y cierta la Cadena de Unión a la que debemos integrarnos todos y cada uno de los miembros de la Orden.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada